Deporte y política en el Mundial de Fútbol de Rusia

Jesús Cabaleiro Larrán

El excampeón mundial de ajedrez Gari Kasparov aprovechó la victoria por penalties de Croacia sobre Rusia en el Mundial de fútbol para escribir en una red social: “¡Bravo Croacia! Ojalá el mundo libre muestre la misma capacidad de resistencia para luchar contra los avances de Putin en el campo geopolítico que los croatas demostraron en el campo de fútbol”.

Previamente ya había mostrado su oposición a la celebración del Mundial de fútbol en Rusia abogando por el boicot diplomático al encuentro deportivo.

Hay que mencionar que Kasparov tiene nacionalidad croata desde 2014 y reside algunas temporadas en la localidad de Makarska. Como curiosidad, el equipo de Croacia tiene como camiseta oficial un damero, pero rojo y blanco y no blanco y negro como el del tablero de ajedrez. Tras hacerse oficialmente croata, recibió la felicitación del entonces presidente Zoran Milanovic.

Desde 2013 no pisa Rusia y se considera un autoexiliado que vive la mayor parte del tiempo en Nueva York. En la última Olimpiada de Ajedrez apoyó al equipo de Estados Unidos.

El actual subcampeón mundial, el ruso de origen ucraniano Sergei Karjakin, calificó tiempo atrás a Kasparov de ser un “mal administrador” y tener “puntos de vista ultraradicales”. La figura política de Kasparov a los actuales rusos no les dice nada, siendo su conocimiento público basado en su etapa como ajedrecista donde fue campeón del mundo de 1985 a 2000.

Su actitud contrasta con la de otros opositores a Putin que, sin embargo, sí apoyaron a su selección. Así, el exdiputado y líder opositor Dimitri Gudkov felicitó al equipo ruso señalando que habían hecho un “excelente partido” y que habían hecho “posible lo imposible”.

La también excandidata presidencial, la periodista Ksenia Sobchak, mostró su respeto a los jugadores, diciendo que estaba orgullosa del combinado nacional.

Gestos políticos de futbolistas multados con 16 000 euros

Para completar el panorama, durante el Mundial de Rusia varios futbolistas han protagonizado gestos políticos. Así, el jugador croata Domagoj Vida grabó un video tras el pase a las semifinales de su selección donde grita “¡Gloria a Ucrania!”, lema de los nacionalistas ucranianos antirusos y que fue retomado del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) formado por los fascistas colaboradores de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Vida –actualmente defensa del Besiktas turco- había jugado para el Dinamo Kiev de Ucrania de 2012 a 2018, periodo en el que ocurrió la revuelta del Maidan que provocó posteriormente la guerra civil en Ucrania y la vuelta de Crimea a Rusia, hechos que han dividido el país.

También hay que recordar otro gesto político de dos jugadores suizos de origen albanokosovar, Granit Xhaka y Xherdan Shaquiri, quien tras marcar sus goles ante Serbia los celebraron con un saludo del ‘aguila albanesa’, mostrando su apoyo a Kosovo –nación no reconocida, entre otros, por España-. Shaquiri también lucía en sus botas la bandera de Kosovo.

Tras imponerles la FIFA una multa de unos 16 300 euros a cada uno se hizo una colecta en Albania y Kosovo para pagarla, incluyendo una página web. Incluso, un ministro kosovar anunció que donará 1500 euros para pagar dicha multa por “la alegría que Xhaka y Shaquiri nos han aportado con el signo del águila”.

Fuente: https://periodistas-es.com/deporte-y-politica-en-el-mundial-de-futbol-de-rusia-106546

Artículos relacionados:

email