¿Cuál será el destino de Venezuela después del 20 de mayo?

Rafael Viloria

El pueblo de Venezuela, se apresta a llevar a cabo un proceso que se inscribe en los artículos 1°,2°3°4° y 5° de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En ese orden nadie pareciera tener criterio firme del destino al cual será conducida la República a partir del 20 de mayo, fecha en la cual se llevaran a cabo las “Elecciones del nuevo Presidente de la República de Venezuela y los cuerpos legislativos  de los 23 Estados que conforman el país.

Controversial ha resultado el proceso, a juzgar por los intereses que del proceso se derivan en lo social, económico y político dentro del marco de la “Doctrina Democrática Venezolana”.

Muchas cosas están ocurriendo en el país, que hacen que el proceso sea controversial. Por consiguiente  vaticinar los resultados al que podamos llegar y el destino que nos deparara no será fácil vaticinar.

Venezuela se encuentra inmersa en un flagelo de condiciones imponderables que gira en torno a una crisis de carácter social, económica y política que la ubican en estos momentos al borde de un inevitable apocalipsis trágico.

Culpables vienen, culpables van. El bando oficialista que con su Presidente de la Republica aspira la reelección en el proceso electoral, asegura que las razones de la crisis existente tienen como responsable de la culpa a la oposición y a los “E.E.U.U” Por su parte la oposición asegura que la culpa está claramente demostrada en la mala praxis de gerencia publica que ha conducido al país a lo que más que una crisis se observa una estruendosa quiebra social, económica y política.

Los bandos en pugna caminan vertiginosamente hacia una fecha (20-M), que según sea el que triunfe, será el que resuelva la situación existente de quiebra del país. Nada fácil naturalmente.

Mientras que los sectores en pugna controversial anochecen y amanecen, tratando de demostrar quien tiene o no la culpa; la realidad existente es que los venezolanos vamos hacia el inevitable “Apocalipsis” social, económico y político.

Quizás hoy (24 Horas antes del 20-M), no sea necesario vaticinar lo que pasara veinticuatro (24) horas después del 20-M. Lo que está a la vista no necesita anteojos. La realidad está ahí frente a nosotros visible y tangiblemente. Para que nos salve a todos.

Estamos esperando la presencia de un mesías salvador que nos alumbre con su luz divina y haga por nosotros lo que por nuestra cuenta nosotros no hemos querido hacer. Despertar reaccionar y actuar para salir de la trampa en que históricamente hemos estado inmersos en el mundo de la dependencia  de factores contrarios a nuestra identidad y sentido de pertenencia.

¿Después del 20-M: que pasara si el sector oficial sigue gobernando el país? ¿Cuál será nuestro destino en la convivencia humana Venezolana? ¿No habrá más “Diáspora” en especial de jóvenes: Se paralizara el rumbo hacia el apocalipsis de quiebra del país? ¿Qué haremos con la hiperinflación que amenaza cual flagelo incontenible de hambre y de miseria la existencia humana? ¿Qué hacemos no con la amenaza, si no con la existencia de una guerra civil entre hermanos de la misma patria? ¿Qué harán los países hermanos con la ayuda humanitaria? ¿Qué haremos con el gobierno que plantea dialogo de Paz, promoviendo venganza? ¿Contra quién o quienes será la venganza? ¿Qué haremos con la crisis en salud atención y medicinas?

A juzgar no por lo que se perfila, si no por lo que tenemos frente a nosotros visibles y tangiblemente. El destino que se nos avecina es trágico y de evidente holocausto comparado con Alemania.

Hoy es el momento para que los venezolanos despertemos reaccionemos y actuemos en la formulación de una nueva visión y misión que tengo como propósito la puesta en marcha de un nuevo “Destino”. Para ello habrá que abrir las puertas y las ventanas, para que entre el sol y entre el aire. Salir de la trampa histórica y desarrollar una verdadera Revolución social y democrática. La unión es la clave. Así lo visiono el genio de  América Simón Bolívar el 17-12-1830. O nos unimos, o nos hundimos.

*Expresidente de CECONAVE

 

Artículos relacionados:

email