Conatel cerró 40 estaciones en 2017 por motivos de censura

Conatel calla y no otorga. Mientras cierra periódicamente algunas estaciones por carecer del permiso legal que no concede, otras que se mantienen o regresan al aire operan bajo el riesgo de ser las próximas en desaparecer. El más reciente microsite del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, Emisoras en vilo, indagó en los casos de 40 emisoras de radio cerradas en 2017 por el Estado

Ipys

Bajo el lema #ConatelCallaYnoOtorga, El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela pone hoy en línea un nuevo microsite Emisoras en vilo.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones, organismo del Estado a cargo de regular las telecomunicaciones en Venezuela, apagó al menos 40 emisoras en distintas partes del país en 2017, algunas de forma temporal y otras permanentemente. El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, IPYS Venezuela, desarrolló junto su red de corresponsales y colaboradores una investigación en torno al estatus de estas emisoras, cuyo número sobrepasa con creces a las 32 cerradas por orden de Diosdado Cabello en 2009, evento denominado por los periodistas como “Radicidio”.

La mayoría de los cierres se ejecutaron durante el periodo de protestas callejeras, en el primer semestre del año, en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Entre denuncias de censura y arbitrariedad estatal, el argumento oficial para silenciar estaciones de radio fue la carencia de permisos para operar en el espectro radioeléctrico. Las clausuras, sin embargo, responden a procedimientos administrativos y legales que son contrarios a las garantías de transparencia establecidas en la Constitución nacional y en estándares internacionales de Derechos Humanos.

Conatel mantiene una política de opacidad en sus procesos para asignar o negar permisos de uso de frecuencias radioeléctricas, bajo el amparo de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones: la norma admite el silencio de Conatel como una forma válida de rechazar solicitudes sin ofrecer explicaciones. La reforma de la Ley planteada en 2016 por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, no lo solucionaba: se propuso la extensión automática de las concesiones, pero no garantía de respuesta para nuevos solicitantes.

Dos emisoras de Caracas fueron cerradas por el vencimiento de sus licencias, mientras que la gran mayoría de las estaciones sancionadas, ubicadas en el interior del país, necesitaban la obtención de un permiso por primera vez.

La Cámara Venezolana de la Industria de la Radiodifusión rechazó el hecho de que Conatel no renovara los permisos de los medios de la capital, pero apoyó la clausura del segundo grupo de emisoras, consideradas clandestinas por su estatus de ilegalidad, a pesar de que varios de sus representantes demuestran haber cumplido diligencias administrativas ante el Estado, sin obtener respuesta.

Un año después de la ola de cierres, casi la mitad de las emisoras sancionadas por Conatel permanece con las antenas apagas y esperando información sobre el destino de los equipos decomisados. La otra mitad está nuevamente al aire, pero aún a la espera de que el Estado atienda sus trámites.

Artículos relacionados:

email