Claros y oscuros de Kolinda Grabar-Kitarovic, presidenta de Croacia

Teresa Gurza

Millones de aficionados vimos el domingo 15 de julio de 2018 por televisión a la entusiasta presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic [2], cuando empapada por la lluvia que caía sobre el Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú, felicitaba a los seleccionados franceses y consolaba a sus compatriotas por el segundo lugar, mientras un paraguas protegía a Vladimir Putin y otro a Emmanuel Macron.

Y la oímos afirmar que pagó con dinero propio pasajes y gastos; y que descontaría de su salario, los días pasados en Rusia.

La pudimos ver también, en los momentos de entregar camisetas futboleras de su equipo a varios jefes de Estado que participaron en la cumbre de la OTAN, en Londres.

Pero como de otras cosas que le atañen no se sabe tanto, aquí dejo algunos datos de lo que la prensa de muchos países ha titulado, “Claros y Obscuros de la presidenta croata”.

Los claros establecen que tiene 50 años de edad, habla siete idiomas, se licenció por la Universidad de Zagreb en Inglés, Español y Literatura, y tiene un posgrado por la universidad norteamericana de Harvard; a la que llegó gracias a una beca otorgada por la familia chilena Luksic, una de las más ricas de Chile y de ascendencia croata.

Y según otras publicaciones, al llegar al poder vendió el avión presidencial y los automóviles Mercedes Benz que se usaban como vehículos oficiales; y rebajó a la mitad su salario y el de los principales funcionarios de su gobierno.

Los obscuros, más bien negros diría yo, precisan que, tras diversos puestos en el gobierno de su país, Kolinda se convirtió en una de las figuras de la Unión Democrática Croata; partido de ultraderecha y defensor de mensajes nacionalistas, que la impulsó a la Presidencia.

Ganó en segunda vuelta y el 19 de febrero de 2015, se convirtió en la primera mujer en gobernar Croacia.

Con esos antecedentes, su carrera no ha estado exenta de polémicas.

Se le acusa de defender el discurso xenófobo y en una fotografía aparece con la bandera de la Ustasha, un grupo terrorista croata que, durante la Segunda Guerra Mundial, fue aliado del nazismo instalando campos de exterminio y matando judíos y gitanos.

Tal como Trump, durante su campaña Kolinda propuso levantar muros para impedir la entrada a inmigrantes; y ya en el poder, ha ejercido políticas de extrema derecha, racistas y discriminatorias. contra extranjeros.

Se ha opuesto al acuerdo de reparto de cuotas establecido recientemente por la Unión Europea, como una forma de paliar la crisis migratoria; y apoyó en cambio, la reforma a la Ley de Extranjería para que prohíba la atención habitacional, sanitaria y alimentaria, a las personas inmigrantes que residan en Croacia de forma ilegal.

Según reporta el diario británico The Guardian, y reproduce El Mercurio de Chile, la compañía de análisis de datos croata Mediatoolkit, ha analizado las noticias sobre la final de la Copa del Mundo y llegado a la  conclusión que la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic, obtuvo un 25 por ciento más de atención que cualquiera de los jugadores del seleccionado, como Luka Modric, Ivan Perisic o Mario Mandzukic; y que el 80 por ciento de las historias en las que fue protagonista, tuvieron una connotación positiva.

Por ello, sus opositores piensan que su presencia en Rusia podría describirse como propaganda política, a nivel mundial.

“Es un video preelectoral ampliado, que busca reforzar su estrategia de relaciones públicas; porque en lugar de limitarse al público croata, (país que tiene poco más de cuatro millones de habitantes), este video fue visto por cientos de millones de personas en todo el mundo” dijo a The Guardian el periodista croata Boris Dezulovica-

Y agregó que Kolinda ha usado su presencia en la Copa del Mundo, para reforzar una estrategia de relaciones públicas “que busca ser identificada como la Presidenta del pueblo. Esto es algo que ella ha estado haciendo en Croacia desde hace un tiempo”.

Por lo que toca al aspecto puramente futbolístico, El Mercurio añade que ha sido cuestionada por su cercanía con Zdravko Mamic; expresidente del Dinamo de Zagreb, condenado a seis años de cárcel por corrupción y malversación de fondos y quien se encuentra actualmente en Bosnia, país que le otorgó esa nacionalidad.

Se afirma que Mamic habría financiado su campaña a la presidencia, lo que ella ha negado; reconociendo, sin embargo, que se reunió con él “en varias ocasiones, sin saber que era investigado”.

“La mandataria croata, concluye El Mercurio sigue acaparando portadas y artículos periodísticos. Pronto sabremos si esta fama internacional le trae réditos”.

Fuente: https://periodistas-es.com/claros-y-oscuros-de-kolinda-grabar-kitarovic-presidenta-de-croacia-106979

 

Artículos relacionados:

email