Cajas de Ahorro, Cooperativas de Ahorro y Crédito y Petro

Oscar Bastidas Delgado

Las cajas de ahorro, fondos de empleados o caisses populaires como se les denomina en Venezuela, Colombia y Canadá respectivamente, son Organizaciones de la Economía Social (OESs) pues son constituidas y conducidas por sus asociados con el fin de resolver sus propios problemas mediante la aplicación organizada de esfuerzos y recursos, gozando de los beneficios de la economía de escala y sin perseguir lucro pues el capital constituido es para resolver sus problemas y no para generar ganancias por lo que no deben pagar impuesto sobre la renta.

El arco històrico de las cajas de ahorro y de sus expresiones en nuestro país es ampolio, segùn Martinez Terrero, existen desde las constituidas en Caracas, Valencia, La Guaira, Puerto Cabello, Maracaibo  y Mérida entre 1842 y finales del Siglo XIX, pasando por las centena de “Cajas Rurales de Cooperativas” inspiradas en las del tipo Raiffensen, salvo en lo referente a la aceptación de recursos de no socios,   impulsadas por el Ministerio de Agricultura y Cría según decreto del Ejecutivo del 12/10/1943, hasta las actuales en crisis ante la hiperinflaciòn.   

La ausencia de una visiòn estratègica acerca del desarrollo de la Economìa Social en nuestro país hizo que, con motivo de la promulgaciòn de Ley General de Asociaciones Cooperativas de 1975, las cajas fuesen sustraìdas del ámbito de control y registro de la Superintendencia Nacional de Cooperativasa por “ocupar gran parte del tiempo de los funcionarios “, se crease la Superintendencia de Cajas de Ahorro y hubiese una legislaciòn especial para ellas. Afortunadamente el movimiento cooperativo orientado por la Central Cooperativa Nacional de Venezuela con apoyo de dos federaciones, introdujo propuestas a la Asamblea Nacional Constituyende de 1999 logrando que ellas obtuviesen rango constitucional junto a los tèrminos Economìa Social y mutuales.

Para peor suerte, desde mayo del 2014, no contento con el cementerio de cooperativas màs grande del mundo generado por el fallecido Chàvez y con imponer el impuesto sobre la renta a cooperativas, asociaciones y fundaciones, ante la olla petrolera vacía y sin claridad de objetivos en cuanto a la Economìa Social, el desgobierno militarista de Maduro apunta a destruir el sistema de cajas de ahorro desconociendo el Artículo 118 de la Constituciòn Nacional. En esa fecha propuso “una ingeniería financiera” con los ahorros de las cajas para salvar su populista Misión Vivienda: los ahorros irían a un improvisado Fondo Nacional de Prestaciones Sociales y de Protección de las Cajas de Ahorros de los Trabajadores, invento de escritorio sin obvia participación de los ahorristas.

Su propuesta no cuajó, pero con el lanzamiento de eso que llama Petro, producto del harakiri económico y de la necesidad de raspar ollas, la vista de Maduro retornó a las cajas. Como se sabe, el Petro no es criptomoneda, es inconstitucional y por lo tanto ilegal, es excluyente pues no todo ciudadano podrá hacer uso de ellos, y solo servirá como aspiradora de divisas y de los ahorros para formar una casta hermana de la boliburguesía, la de los petroburgueses.

Ante esta pretensión, los directivos de las cajas de ahorro deben apelar a las asambleas de asociados, declarar sus cajas en emergencia, tomar medidas para la sobrevivencia de ellas y, con voz firme, rechazar que sus ahorros de años de esfuerzos se conviertan en papelillos que jamás serán reconocidos por un gobierno democrático. Compañeros de las cooperativas de ahorro y crédito, a poner las barbas en remojo, el harakiri económico del gobierno apunta a peores impactos.

 

 

 

 

Artículos relacionados:

email