Alarma en Barquisimeto por alza de los casos de desnutrición

Foto AFP

Por José Gregorio Meza

La ONG Mapani, Madres y Padres por los Niños de Venezuela, detectó un alza de la desnutrición infantil en Barquisimeto, municipio Iribarren del estado Lara: 3 de cada 10 niños menores de 5 años que pasaron a consulta en su programa de atención nutricional presentaban cuadros de desnutrición crónica o estaban en riesgo de sufrirlo.

Entre julio y diciembre atendieron a 254 infantes y contabilizaron 77 casos en situación extrema, lo que representa 30,31% del total.

“Estos datos del municipio Iribarren son motivo de preocupación. Instamos al gobierno para que se aboque a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, su alimentación, servicios públicos y salud”, señaló la organización en un informe.

Las parroquias más afectadas del municipio son Juan de Villegas, al oeste, con 21 casos; Unión, al norte, que suma 20 niños en desnutrición crónica; y Catedral, al este, con 11 casos.

La organización indicó que el aumento de la cantidad de niños desnutridos tendrá mucho impacto en el desarrollo futuro de la sociedad venezolana.

“El alto costo de la comida ha obligado a que las madres reduzcan el nivel de proteína casi hasta desaparecer. Es impresionante como se han visto casos de kwashiorkor y marasmo (condiciones extremas), que lo que nos indica es que esos niños no tuvieron ningún tipo de proteína durante su crecimiento”, explicó Gretna El Halabi, directora de Mapani.

Destacó que hasta hace 8 meses la gente podía sustentarse con plátanos o auyamas, lo que ahora es poco menos que imposible: “Pagas por 3 cebollas, 2 papas y algo de calabacín más de 1.000 bolívares soberanos, esto escapa a la capacidad adquisitiva de buena parte de la población”.

El Halabi dijo que la alimentación de los niños consiste básicamente en agua de arroz sin azúcar, crema de auyama y cambures: “Hay mamás a las que uno les dice que su hijo está desnutrido y no lo creen porque los ven gordos, pero no entienden que no han recibido los nutrientes adecuados”, subrayó.

Aseguró que ante la crisis humanitaria que se vive en el país es imposible quedarse paralizados: “Decidimos hacer algo y no permanecer con los brazos cruzados esperando que nuestros niños se mueran”.

Mapani ha recibido casos que han sido remitidos incluso de centros de salud públicos, puntualizó: “Nosotros no manejamos ni de cerca el presupuesto que tiene el Estado por lo que hacer eso es algo inconcebible”.

Contexto

Marianella Herrera, directiva de la Fundación Bengoa y especialista en nutrición, explicó que 1 de cada 3 menores de 2 años en los sectores populares venezolanos, sufre de desnutrición crónica, lo que significa que aproximadamente 400.000 niños están afectados.

Explicó que es difícil establecer en este momento qué Estados tienen mayores índices de desnutrición. “Lo que sí estamos en condiciones de definir es que las áreas rurales, las zonas fronterizas y las marginales tienen un rezago muy grande con respecto a las urbanas”, aseguró.

Fuente: www.el-nacional.com

Artículos relacionados:

email