Vivir con los demás

Alfredo Infante s.j.

Estamos en tiempo de Cuaresma, tiempo propicio para ordenar nuestra vida y, a la luz del profeta Joe, escuchar la voz de Dios que nos dice: “Vuelve a mí de todo corazón”; pero, ¿qué significa volver a Dios de todo corazón hoy en Venezuela?.

En primer lugar, abrir el corazón al hermano y tejer redes de solidaridad. Recordar que Jesús está vivo y presente en el hermano que sufre: “Tuve hambre y me diste de comer, era forastero y me hospedaste, enfermo y encarcelado y me visitaste”. Recordar de corazón que toda persona es sagrada, templo de Dios y reverenciar la vida con acciones de respeto mutuo.

Es preocupante el deterioro que vivimos. Mucha gente se está aprovechando de los demás para sacar provecho de la situación, por ejemplo, aquellos que venden yuca amarga que envenena al hermano, aquellos que venden leche mezclada con cal, vidrio molido con azúcar, son indicadores de deterioro y de deshumanización. Así no se construye un país.

Cuaresma es tiempo para dejar de vivir “DE” los demás y abrir el corazón al hermano para vivir, como Jesús, “CON” los demás, construyendo la paz, la vida y la justicia. ¡Vamos! ¡Preparemos nuestro corazón!

Artículos relacionados:

email