Una muralla de concreto separa a 14.000 familias del colapso total

Alessandro Di Stasio

Concreto y arena extendidos por 1.5 kilómetros a 415 metros sobre el nivel del mar. Eso es lo único que separa a 14.000 familias venezolanas de una tragedia en el sur de Maracay, donde el Lago de Valencia no detiene su crecimiento y las medidas tomadas por las autoridades resultan nada efectivas para detenerlo.

La amenaza es para los habitantes del municipio Girardot y el sector Paraparal, en el estado Aragua, un llamado a permanecer en constante alerta, un cambio de 180 grados en sus vidas, pues ahora deben luchar contra las inundaciones y filtraciones que tocaron las puertas de sus hogares.

Desde la casa de Rafael Araque en Mata Redonda, una comunidad en la que residen unas 500 familias, se ven las aguas del Lago de Tacarigua (otro nombre con el que se conoce al lago de Valencia) desde las ventanas de su residencia. Aunque no está anegada, su vivienda también percibe fuertes filtraciones a través del nivel freático; es decir, por debajo del suelo.

Otros lugares como Aguacatal I y II padecen las mismas consecuencias, pero en un mayor nivel. Las aguas sucias ingresan a los hogares sin nada que puedan hacer sus dueños por evitarlo. Cubiertas de moho y otros desechos, las aguas se estancan en las viviendas y las va acabando a su paso.

Sin embargo, con el simple colapso de un muro de concreto de 5 metros de altura construido en 2005, miles de litros de agua terminarían de desbordarse y convertir todo el sur de Maracay en su nuevo estanque.

“Solo faltan 50 centímetros para que el agua supere el nivel del terraplén”

En el año 2005 una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) estableció como obligatorio el desalojo de los sectores La Punta y Mata Redonda, así como la indemnización a todos los habitantes de la zona. Algunos se fueron, pero muchos permanecen aún 12 años después, en el mismo lugar y enfrentando el mismo peligro.

Ante esta situación, el presidente fallecido Hugo Chávez ordenó el levantamiento de un terraplén con altura de 408 metros sobre el nivel del mar como medida de protección temporal para la seguridad de los vecinos. No obstante, hoy el dique se encuentra en la cota 415 -el Gobierno nacional ha incrementado la altitud en 3 oportunidades- y los niveles del Lago de Valencia llegan a los 414.5 metros sobre el mar.

De acuerdo con ingenieros expertos en la materia, las bases del muro fueron expuestas al constante oleaje del dique y ahora presentan fallas estructurales, como filtraciones y riesgo de un desplome total que pudiera dejar sin hogar a unas 70.000 personas.

“Solo 50 centímetros evitan que el lago supere el terraplén. Pero en esta época del año, debido a los vientos que vienen junto a las lluvias, se forman olas que rebasan el muro”, dijo vía telefónica a Efecto Cocuyo el ingeniero Luis Fernando Arocha, quien agregó que son pocas las medidas que se han tomado para evitar la situación de desbordamiento.

Pero tampoco. Aún si aumentara la disposición por resolver el problema, no se podría solucionar en corto plazo. “Ninguna alternativa puede ser de obras que se ejecuten por completo en un período menor de 2 o 3 años, pues implica el destino de muchos recursos y la construcción de grandes obras de drenaje”, advirtió el ingeniero.

Como representante del Colegio de Ingenieros del estado Carabobo, presentaron ante la Asamblea Nacional distintos proyectos con alternativas para bajar los niveles del lago, pero ninguna ha sido tomada en cuenta por el Ejecutivo nacional.

Entre esas propuestas está la construcción de un túnel de extrabase que empuje las aguas desde el sur del Lago de Valencia con el río Tirgua, que conecta con los estados Cojedes y Guárico. “Durante el proceso, esas aguas deben ser tratadas para no afectar a nuevas poblaciones, y para posteriormente ser utilizadas en el regadío de diversos rubros en la zona”, concluye el ingeniero Arocha.

“Pudiera inundarse el sur de Maracay en cuestión de minutos”

Para el ingeniero Germán Benedetti las advertencias no son nuevas, sino que datan desde 1999 cuando las primeras familias comenzaron a ser afectadas. En varias oportunidades, incluso, tuvo la oportunidad de comentarle al expresidente Chávez el peligro de la situación que vivían las comunidades del sur de Maracay, pero siempre le hicieron caso omiso.

“Desde el año 1999, el Gobierno nacional pagó en tres oportunidades -1999, 2005 y 2010- labores de saneamiento a las aguas del lago, pero aún, después de 18 años, no han sido ejecutadas”, detalla el ingeniero y exlegislador del estado Carabobo.

El nivel del Lago de Valencia siempre fue un constante equilibrio, que se mantenía con la producción de plátano y caña de azúcar, y con lo cual se mantenía la nivelación del embalse por el uso de sus aguas. Sin embargo, la producción comenzó a descender a partir del año 2009 y hoy se encuentra en 150.000 toneladas de caña de azúcar al año, a pesar de que son necesarias al menos 700.000.

“Se ha ocultado desde 1999 la realización de las obras necesarias para mantener el control en el nivel del lago. Desde 2005 solo construyen una muralla al sur de Maracay para supuestamente evitar las inundaciones, pero las aguas crecieron 3,50 metros entre 2005 y 2010 para ubicarse entre las cotas 408,50 y 412″, describe Benedetti.

Debido al incesante crecimiento, en 2011 las autoridades tomaron la decisión de incrementar el nivel del terraplén hasta la cota 414,40 para luego, en septiembre de este año, subirla un metro más. “Hoy en el sur de Maracay miles de familias están amuralladas 6 metros por debajo del nivel del Lago de Valencia y todo es responsabilidad del Gobierno nacional por no haber ejecutado obras necesarias en los últimos 18 años”, advirtió.

Fuente: http://efectococuyo.com/principales/una-muralla-de-concreto-y-arena-separa-a-14-000-familias-del-colapso-total-en-aragua

 

Artículos relacionados:

email