Un Camino para la Reconstrucción Nacional

Escuela de vecinos de Venezuela

Desde la Escuela de Vecinos de Venezuela, organización dedicada a la educación ciudadana para la participación y la democracia, considerando que se han presentado diversos elementos explicativos y pronunciamientos sobre la situación actual que se vive en nuestro país, identificada en el incumplimiento o la violación de la Constitución, con las correspondientes consecuencias negativas para la democracia y los derechos humanos de la población venezolana.

  1. Hacemos un llamado a que defendamos la Constitución y busquemos un camino para la Reconstrucción Nacional, tomando en cuenta el necesario desarrollo de los elementos institucionales y sociales, que permitan las condiciones de vida requeridas por el pueblo de Venezuela, a partir de elementos culturales, sociales, económicos y políticos, acordes con la dignidad humana y la justicia con libertad que conduce a la paz.
  2. Con el pueblo en la calle y los acontecimientos que todos conocen, hay una visión clara de las condiciones de ingobernabilidad que experimenta nuestra República, ya presentamos en su momento el reciente pronunciamiento, previo al 19 de abril. Hoy se requiere una nueva manifestación colectiva en relación al tema de la Asamblea Nacional Constituyente y las demandas presentes en las calles de Venezuela, allí debe estar nuestra voz, y después de varias consideraciones, manifestamos nuestro apoyo y solidaridad con el reciente comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana de fecha 5 de mayo de 2017.
  3. Desde nuestra perspectiva ciudadana respaldamos la necesidad de un movimiento social orientado a promover la idea de que, nuestro país encontrará su camino democrático a partir del reencuentro, la reconciliación y la reconstrucción colectiva de la convivencia democrática, según el pacto constitucional vigente, donde parte de la solución está en “No reformar la Constitución sino cumplirla” y en este mismo sentido, reconocer que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, fue aprobada mediante referendo popular, el 15 diciembre de ese año, y ratificada en su contenido, mediante otro referendo popular, que negó las propuestas de su reforma hacia una orientación socialista, según la consulta popular del 3 de 2007.
  4. Son muchas las ideas y propuestas que se han presentado desde las protestas populares, antes y después del 19 de abril de 2017, los costos en vidas, heridos y detenidos de estas acciones son significativos y se mantienen en la actualidad, estas manifestaciones expresan la firme voluntad ciudadana de forjar desde las calles un camino de legítimo reclamo y deseos de cambios, ante la situación del país y las actuaciones del gobierno que se evidencian como militaristas, antidemocráticas y represivas de la voluntad popular.
  5. Desde el gobierno se ha presentado la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente, de corte corporativista o comunal, según el Decreto de Convocatoria aprobado el 1° de mayo de 2017, pero, un análisis jurídico y político de su contenido, ha determinado su inconstitucionalidad, al punto de considerarlo como un fraude a la Constitución. La Comisión Presidencial Constituyente ha establecido una agenda de reuniones con distintos sectores para tratar el tema, sin cambiar en los criterios gubernamentales para esta iniciativa. El Decreto es otro factor de polarización entre los venezolanos y reaviva las protestas, pues tanto, los partidarios del pensamiento chavista como sus opositores, manifiestan su acuerdo con el texto constitucional de 1999, siguiendo las consultas previas mediante referendos. Hay un clamor colectivo defender la Constitución y que se cumpla su contenido.
  6. El llamado al diálogo, en el contexto de la iniciativa de una Asamblea Nacional Constituyente, ANC, al margen del texto constitucional vigente, no va a significar un cambio efectivo en la posición del gobierno, que se ha tornado cada día más represiva con el pueblo en la calle, que, protesta legítimamente por la ruptura del orden constitucional, evidente en las sentencias recientes del TSJ, anunciado por la misma Fiscal General de la República, y en el intento de solución dado por el gobierno, al utilizar al Consejo de Defensa de la Nación, que, mediante un pronunciamiento, logra las sentencias aclaratorias emitidas por el TSJ, que no concretan el pleno reconocimiento de la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre de 2015, pues mantienen la tesis del “desacato” de la institución parlamentaria. Estamos ante un golpe de Estado continuado, rechazado por el pueblo.
  7. En este contexto, somos del criterio de dar un reconocimiento y respaldo al pronunciamiento de la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV, que ha manifestado su no aceptación del llamado a cambiar la Constitución, insistiendo en la necesidad de hacer cumplir el texto vigente, reconociendo las penurias del pueblo venezolano en su conjunto y la necesidad de tomar medidas para cambiar la situación, donde se insiste en imponer un modelo de sociedad ya rechazado por la voluntad popular mayoritaria.
  8. Este documento episcopal y la carta enviada por el Papa Francisco a los obispos de fecha 5 de mayo de 2017, proporcionan los elementos que deben orientar un nuevo y verdadero diálogo en el país, dando luces sobre las acciones a seguir, tomando en cuenta que, el pueblo de Venezuela está en la calle defendiendo sus derechos, no quiere diálogo impuesto y tampoco una ANC inconstitucional, las acciones propuestas en la convocatoria gubernamental, en su mayoría se pueden realizar con el texto constitucional vigente.
  9. En este sentido, valoramos como positivo el pronunciamiento de la CEV, con un criterio ciudadano, ante las acciones gubernamentales de corte dictatorial que atentan contra los derechos humanos y el derecho a la democracia, con una tendencia evidente a la militarización de la justicia, en consecuencia, hacemos un llamado al pueblo venezolano en su conjunto a recuperar la convivencia democrática y a rechazar la violencia institucionalizada o las acciones de grupos armados, interesados en desvirtuar las protestas ciudadanas y atentar contra la paz social.
  10. El pueblo de Venezuela en la calle, está construyendo el camino de una alternativa democrática y electoral a la crisis que vive Venezuela, en plena coincidencia con las demandas colectivas por la necesidad del cambio integral y en algunos casos con sus propias demandas, superando incluso las agendas de la oposición y del gobierno. En el futuro inmediato esta diferenciación no tiene razón de ser, pues todos somos venezolanos y pasamos por la misma crisis y las situaciones contrarias a nuestra calidad de vida.
  11. La población venezolana en su conjunto manifiesta sus deseos de cambios, termina por no identificarse con las opciones en pugna, en consecuencia, deberíamos desde las organizaciones de la sociedad civil, hacer más incidencia en recuperar la noción del pueblo venezolano. La referencia al pueblo de ciudadanos, como sujeto político, termina por ser coherente con las características de la sociedad civil, ambas expresiones adquieren vida en la Constitución venezolana, que se plantea como un pacto político a defender si respaldamos el camino de la reconstrucción nacional y de la convivencia pacífica y democrática.
  12. La Escuela de Vecinos de Venezuela, como organización ciudadana, quiere adherirse a las diferentes iniciativas en defensa de la Constitución venezolana de 1999, la democracia y la participación, para dar continuidad a acciones de los ciudadanos en las calles de Venezuela, de carácter pacífico y constitucional, que se concreten en las propuestas para el cambio y la necesidad de la reconstrucción nacional, para alcanzar la justicia con libertad que conduce a la paz.

 

Artículos relacionados:

email