Situación en Venezuela dispara la cifra de solicitantes de asilo en España

EFE

El recrudecimiento de la convulsa situación política y la crisis de la economía venezolana disparó el pasado año el número de solicitantes de asilo en España, pasando de los 596 de 2015 a 3.960, principalmente personas de clase media contrarias a la postura del Gobierno.

Así lo asegura el informe anual “Las personas refugiadas en España y Europa” presentado hoy por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que destaca que nuestro país registró en 2016 15.755 solicitudes de asilo (874 más que en 2015), el mayor número desde la aprobación de la primera Ley de Asilo en 1984.

El pasado año estuvo marcado por el acusado ascenso de solicitantes procedentes de Venezuela, país que pasó de 19 demandantes en 2010 a 52 en 2011, 28 en 2012, 35 en 2013, 124 en 2014, 596 en 2015 y 3.960 en 2016.

Fueron principalmente las personas de clase media (docentes, periodistas, funcionarios y empresarios), que generalmente alegan una posición política contraria al Gobierno o persecución por motivo de la orientación sexual.

CEAR explica este éxodo en el “recrudecimiento de la convulsa situación política y la crisis de la economía nacional”, unas circunstancias que también se han notado en Estados Unidos, donde igualmente los venezolanos encabezaron la demanda de protección internacional en 2016.

De esta forma, y de acuerdo con los datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración estadounidense, 18.155 venezolanos solicitaron asilo el año pasado, un aumento del 150 % respecto a 2015 y del 600 % en relación a 2014.

Por contra, la cifra de demandantes naturales de Siria se redujo a casi a la mitad, al pasar de 5.724 de 2015 a 2.975, debido a la disminución de las solicitudes formalizadas en Melilla -2.440 frente a las casi 6.000 del año anterior-.

Y esta bajada es fruto de “las crecientes dificultades” para llegar a la oficina de asilo del puesto fronterizo de Beni Enzar y a la ausencia de otras vías legales y seguras de acceso, según CEAR.

El tercer país de origen fue Ucrania, con 2.570 peticiones frente a las 3.420 de 2015, especialmente procedentes de familias monoparentales y de personas provenientes de las regiones de Donetsk y Lugansk que alegan temor a ser reclutadas tanto por el Gobierno como por las fuerzas opositoras.

Argelia experimentó un ligero aumento y pasó de 675 solicitantes a 740, parte de las cuales se formalizaron en Ceuta argumentando sobre todo discriminación por razones de género y orientación sexual.

En quinto lugar, y a pesar de la culminación del proceso de paz, se situó Colombia, cuyos solicitantes -principalmente personas desplazadas que fueron objeto de extorsión por grupos criminales y por los actores del conflicto y sin protección por parte de las autoridades de su país- aumentaron de 129 a 615.

Después figura El Salvador, con 425 solicitudes, y Honduras, con 385, países que se colocaron por primera vez entre los diez primeros con motivo de la violencia de las maras y otros grupos organizados.

Artículos relacionados:

email