¡Qué vaina contigo, Dudamel!

Héctor Ignacio Escandell Marcano

Después de todo estoy impresionado. Estoy impactado por lo desconsiderado que estás siendo con los venezolanos. Con tus compatriotas.

¡Que vaina contigo, Dudamel! No tienes ni idea de lo que hiciste, no te imaginas la repercusión de tu desobediencia. ¿Cómo se te ocurre?, ¿Acaso pretendes decirnos qué los hábitos se pueden cambiar?, ¿Qué la historia puede quebrarse? Dudamel, ¿Cómo te atreves?

La verdad es que no pensaba escribir estos garabatos, pero tengo muchos adjetivos atragantados que necesito sacar al aire, o mejor dicho, necesito increparte con ellos.

¡Atrevido, desconsiderado, imprudente…! Eso eres, un imprudente, ¿Cómo se te ocurre demostrarle a un país que con trabajo y no con atajos se puede ser un ganador?, acaso no pensaste que con esa ocurrencia estabas atentando contra la viveza criolla.

Dudamel, ¿En qué estabas pensando cuando agarraste a un poco de chamos y los usaste como un ejército para cambiar la historia del fútbol?

Te pasaste, Dudamel.

¿Por qué?, ¿Te crees con derecho a combatir la desesperanza aprendida, la apatía y la tristeza de un país sumergido en miseria?

Que vaina contigo, Dudamel.

Pero tranquilo, sé que no es solo obra tuya, sé que tienes una banda de tipos convencidos y trabajando para convencer que la cosa puede ser distinta. Tienes a unos carajitos entrenados y listos para combatir la tristeza y la desunión.

Dudamel, déjame decirte una vaina. La osadía que se les ocurrió al otro lado del mundo fue más impactante que Hiroshima y Nagasaki. Eso fue más poderoso que un bombardeo humanitario.

La magnitud es inmedible, con eso que se inventaron en Corea lograron lo que parecía imposible. Lograron juntar colores y borrar matices. Lograron, en medio del desastre, que este bendito país se pusiera de un solo lado. Tú y tu banda de atrevidos hicieron que el vinotinto fuera bandera, aunque sea por 90 minutos. Y un poquito más.

Dudamel, esto no se olvidará nunca.

La travesura asiática les costará cara a los promotores de la polarización, le saldrá carísima a los que juegan a desmoralizar a los jóvenes. La locura mundialista le costará un ojo de la cara a los que día tras día promueven la trampa y la deshonestidad.

Más que un subcampeón mundial, te has convertido -como confesaste- en un facilitador para los que creían estar locos, para los que se atrevían a pensar siquiera, que la Venezuela del siglo 21 puede ser ganadora, triunfadora, atrevida… Dudamel, lo que hiciste no tiene nombre.

¡Qué vaina contigo, Dudamel!

Pd: Chamos, no perdimos una final, ganamos el impulso necesario para seguir reescribiendo los libros del fútbol.

Artículos relacionados:

email