Protestas contra Maduro se nutren de jóvenes y personas de estratos D y E

El Centro de Estudios Políticos presentó los resultados de la encuesta “Percepciones ciudadanas de la protesta 2017”, realizada en mayo en todo el país. La investigación muestra que casi 20 % de la población ha salido a manifestar en las últimas semanas y que solo 5 % cree que la Constituyente es una solución a la crisis

Este jueves 29 de junio Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la UCAB (CEP-UCAB); Juan Manuel Trak, profesor e investigador; y María Gabriela Ponce, socióloga e investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB, presentaron en rueda de prensa los datos arrojados por el estudio “Percepciones Ciudadanas de la Protesta 2017”, encuesta realizada en conjunto con la firma Delphos con el objetivo de conocer las orientaciones de los venezolanos hacia las protestas, así como la evaluación que hacen de la coyuntura política actual.

La investigación fue efectuada en todo el país entre el 15 y el 29 de mayo de 2017, a partir de 1200 entrevistas en hogares a personas mayores de 18 años.

De acuerdo a los datos que reveló la encuesta, 78,6 % de los venezolanos quiere un cambio político a través de elecciones. Sin embargo, entre la gente no hay consenso respecto a las fórmulas para salir de la :  25 % ve el diálogo como solución, 18,9 % cree que deben combinarse protesta y diálogo mientras 33,6 % cree que se debe esperar hasta las elecciones presidenciales de 2018. La Asamblea Nacional Constituyente como vía de solución de la crisis solo cuenta con el respaldo de 4,9 %.

Para el profesor Alarcón estas cifras demuestran la vocación democrática y pacífica de los venezolanos.

“Esto lo que nos dice es que la gente tiene un talante democrático, aun a pesar del alto costo que podría implicar esperar hasta 2018, prefieren eso a la confrontación. Al mismo tiempo la gente no está interpretando la ANC como la salida electoral que se está buscando”.

En el estudio de opinión también se puede ver que las salidas violentas o de fuerza no tienen respaldo en la población: el golpe militar fue una opción para 2%, una guerra para  1,9% y una intervención para  2,6% de los encuestados.

Sin embargo, ante el bloqueo de la opción electoral, 49,9% de los consultados creen en el poder de la protesta para lograr un cambio político.

Protestan todos los estratos sociales

En cuanto a la participación en las manifestaciones, una de cada cinco personas (18,8 %) dijo haber sido parte de alguna marcha o protesta en las últimas semanas, un número que Alarcón considera bastante elevado si se toma en cuenta que estudios globales sobre las protestas -como el presentado por Erica Chenoweth en 2011-  indican que aquellas que tienen incidencia política cuentan con una participación de entre 3 y 5 % de la población.

La escasez es el principal motivo expresado para salir a manifestar, sin embargo, por primera vez aparecieron razones políticas para participar en las acciones de calle: defensa de la democracia, corrupción, exigir elecciones presidenciales, cambio de todo el gobierno, exigir libertad de expresión, sacar a Maduro, exigir elecciones regionales y defender a los partidos.

“La protesta ya no es meramente social, como registramos el año pasado. Ahora vemos una protesta que identifica motivos políticos. Ante el tema de la asamblea nacional constituyente es probable que la protesta, en vez de extinguirse, aumente”, apuntó Benigno Alarcón.

La encuesta también muestra que en las protestas intervienen todos los sectores sociales, aunque los jóvenes tienen la mayor participación. Juan Manuel Trak explicó que, comparada con la protesta de 2014, ahora hay una participación activa de los sectores populares.

“El 14 % del estrato E está participando en protestas; 17 % del D; 22,4 % del C y 21 % del estrato A-B. El más alejado de la media nacional (19 %) es el E, pero el C y D están participando de manera significativa, lo cual es un cambio, sobre todo para el estrato D. En 2014 la protesta fue más de clase media C y A-B, pero ahora D y E se incorporan, en la medida de su educación, y también de su independencia económica”.

Alarcón agregó que la poca intervención del nivel E -es decir, los más pobres- se debe a los riesgos y dificultades de protestar en sus zonas.

La investigación ratifica que los jóvenes son los principales partícipes de las protestas: 1 de cada 4 manifestantes tiene entre 18 y 24 años de edad; 1 de cada 5 tiene entre 24 y 34 años de edad; 1 de cada 5, entre 35 y 49 años, y 1 de cada 10 tiene más de 50 años de edad.

La pesquisa también indagó en las razones para que el 81,2 % no haya participado en las protestas de los últimos meses y encontraron que el 17,6 % no manifiestan porque consideran que no son pacíficas o hay peligro; 15,4 % por miedo; 15,1 % porque no le gusta marchar; 8,2 % porque no está de acuerdo con las marchas; y 6,2 % por falta de liderazgo.

El estudio  “Percepciones Ciudadanas de la Protesta 2017” puede ser descargado en la: página web del CEP-UCAB.

 

Artículos relacionados:

email