¿Por qué no se ha apagado la protesta?

Félix Seijas*

Son más de 50 días de protestas y de represión desmedida. ¿Por qué no se ha apagado? Por varios motivos, donde destacan dos claves.

  1. Primero, la crisis ha llegado a un grado que potencia la convicción de que un cambio es necesario y las puertas electorales están cerradas.
  2. Segundo, la violencia con la que el Gobierno ha reprimido no ha “desquiciado” a la mayoría como para generalizar una respuesta similar.
  3. ¿Por qué reprime el régimen? Porque la violencia le beneficia reduciendo el volumen de las protestas y efectividad de la presión.
  4. La historia demuestra que la no violencia es más efectiva que la violencia para lograr cambios políticos y hacerlos sustentables.
  5. Acciones de protesta, para ser efectivas, deben ser inteligentes y coordinadas. Falta de ello llama al caos beneficiando, al contrario.
  6. Trancar calles de urbanizaciones y comunidades es tan eficiente como trancar los ascensores de su edificio. Solo molestará a sus vecinos.
  7. Masificar protesta y mantenerla en el tiempo es necesario para generar la presión necesaria que facilite el trabajo en el frente político.
  8. Aunque nadie sabe cuándo ocurrirá el “crack” que acelere el desenlace del conflicto, se debe conducir con mentalidad de maratonista.
  9. La no violencia y la resistencia pacífica requiere mayor temple y valor que lo violento. Atender alguna línea de coordinación es vital.
  10. Sabemos el resultado que el deseo de inmediatez y la violencia produce. Ya lo hemos vivido. El régimen también lo sabe, por eso la incita.
  11. ¿Qué sucede si la violencia se generaliza? En las calles pronto quedarán solo los violentos y en horas todo habrá acabado.
  12. ¿Qué sucede si el frente político no actúa unido y con eficiencia? Llegará el momento en que o todo acabe o se convierta en algo peor.
  13. Entonces tendríamos un nuevo escenario de frustración como ya se ha vivido antes, y un nuevo período de falsa calma: tensión contenida.
  14. Todo esto hasta que la presión estalle de nuevo, porque la manera en la que el país es conducido no genera condiciones para la sana paz.
  15. No hay atajos, la situación es compleja y no existen salidas mágicas. El llamado a la unión a través de las acciones es necesario.
  16. Así que, podrá tener críticas a líderes, siempre las habrá, pero atender a una coordinación general aumenta las posibilidades de éxito.
  17. Evite entonces ceder a la tentación de quien le llama a la violencia tratándole con violencia. Salud corporal requiere de la salud mental.

*Director de la encuestadora Delphos/IVAD

 

Artículos relacionados:

email