¿Por qué ganó quien iba a perder?

Víctor Álvarez R

¿Cómo explicar unos resultados abiertamente a contrapelo de todo lo que pronosticaron las encuestas? ¿Cómo justificar una votación que no guarda ninguna sintonía con el creciente malestar y descontento que se percibe a lo largo y ancho del territorio nacional? ¿Cómo racionalizar unos resultados tan favorables a un gobierno al que se lo responsabiliza de la debacle de la economía y del empobrecimiento de la población?

Como suele ocurrir en cada elección que pierde la oposición, la primera reacción es la de cantar fraude para explicar unos resultados electorales que contradicen lo vaticinado en las encuestas. El fraude como alteración de los votos realmente emitidos solo es demostrable si se comprueban recurrentes inconsistencias entre las actas de mesas y centro de votación, en una escala suficiente para cambiar los resultados. Por lo tanto, sí se va a cantar fraude, las denuncias deben venir con la sustanciación correspondiente de la irregularidad detectada.

Cantar un fraude que luego no se demuestra siempre ha sido la explicación más fácil del perdedor. Los expertos de la MUD que participaron en el proceso de verificación y control reconocen que es imposible que un sistema electoral auditado 14 veces permita modificar los votos y descartan la posibilidad de fraude en el proceso de votación, conteo de votos y transmisión de los datos electrónicos al centro de totalización. Las auditorías confirman que los votos del Psuv y de la MUD que se transmiten por la vía de las actas automatizadas son reales.

En caso de que exista fraude, este se puede demostrar al comparar la sumatoria de las actas electrónicas de cada mesa con la totalización de los resultados oficiales. En consecuencia, la posibilidad de fraude se reduce a las actas manuales. Salvo en el caso del estado Bolívar, no hay indicios de fraude en el sentido tradicional del concepto, es decir, como robo o alteración de los votos. Comprobar si realmente hubo fraude es fácil si se dispone de todas las actas para constatar los resultados oficialmente anunciados. ¿Cuánto más podrá sostener la MUD las denuncias de fraude si las actas recibidas y suscritas son consistentes con los resultados anunciados oficialmente?

En las Parlamentarias de 2015 la MUD sumó 7.776.066 votos, pero en las Regionales de 2017 apenas obtuvo 4.852.353. En dos años, perdió 2.873.713 votos. En gran medida, esto se debe a la frustración de los que creyeron que, con las movilizaciones de calle, Maduro y su gobierno se irían este mismo año. Más de un centenar de muertos –la mayoría jóvenes menores de 20 años–, centenares de heridos y miles de presos y perseguidos dejaron una profunda decepción en los seguidores de la MUD que se sintieron traicionados por una dirigencia que los llevó –como carne de cañón– al conato insurreccional, pero luego dio un bandazo al participar en las elecciones convocadas por el gobierno a través del CNE y la ANC.

En lugar de cantar un fraude generalizado que resultará muy difícil de demostrar, el reto de la ciudadanía opositora es denunciar el ventajismo y abuso de poder que incidieron en el resultado electoral. Entre los factores que explican la escandalosa disonancia entre las proyecciones de las encuestas con los resultados finales se pueden mencionar las siguientes: retraso de un año en la realización de las elecciones; uso de recursos del Estado para promover los candidatos del oficialismo; obstrucción para actualizar el tarjetón; cambios en la dirección de centros históricamente favorables a la oposición; mesas que no abrieron oportunamente; sin tinta indeleble se facilitó el delito electoral del voto múltiple; coacción a empleados públicos y beneficiarios de las misiones sociales que fueron obligados a votar bajo supervisión; intimidación de grupos violentos que provocaron que electores atemorizados regresaran a sus casas antes de votar; prórrogas irregulares para facilitar la movilización de electores rezagados; obstaculización de la verificación ciudadana entre los votos emitidos y el resultado transmitido; ausencia de observación electoral nacional e internacional.

Fuente: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/victor-alvarez-r-gano-quien-iba-perder/

 

Artículos relacionados:

email