ONU podría presionar canal humanitario en Venezuela

La crisis humanitaria es uno de los temas que expondrá el secretario de la OEA ante la ONU

Carlos Zapata

El 13 de noviembre se llevará a cabo una presentación magistral, con cifras del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, como el representante del hemisferio con mayor legitimidad de la región. Aunque de la cita no se esperan pronunciamientos conjuntos, tendrá gran impacto en materia geopolítica internacional, según la opinión experta de José Vicente Haro en conversación con Aleteia.

El abogado constitucionalista y consultor internacional recuerda que la OEA funciona de la mano con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual ha hecho “muchísimos pronunciamientos sobre el caso venezolano, y hace poco tuvo unas sesiones muy importantes en Uruguay sobre la sistemática violación de derechos humanos en Venezuela”.

No obstante, Haro advierte que teniendo China y Rusia poder de veto y siendo aliados políticos estratégicos de Venezuela, no habrá un exhorto en esta primera reunión. Pero opina que “el que se lleve hasta el Consejo el tema es un primer paso, un punto de partida para que el tema sea tratado a nivel internacional e intergubernamental tras ser ventilado en el espacio más importante de incidencia política a escala mundial”.

Sostiene que Almagro “llamará la atención sobre la crisis humanitaria que está sufriendo Venezuela, amén de los riesgos que esto puede generar sobre la seguridad geopolítica de una parte del mundo que es Latinoamérica y lo que implicaría para el mundo al conectar a países que violan sistemáticamente los DDHH. Pero más allá de pronunciamientos particulares de países como EEUU y de aquellos que integran el Consejo, incluida la representación de la Unión Europea, veo remoto que en una primera decisión se vayan a tomar decisiones o sanciones concretas”.

En el que caso de la crisis humanitaria, la cancillería argentina está solicitando a la Organización Mundial de la Salud que se pronuncie con un informe y que intervenga Cáritas Internacional. Sin embargo, el gobierno de Nicolás Maduro se ha negado reiteradamente contra la apertura del canal solicitado por la Iglesia católica. ¿Cree posible que la presión internacional de este foro pudiera servir para forzar el ingreso al menos de medicinas a Venezuela?

– ¡Sin duda! Ya solo el hecho de que se trate en el Consejo, que sea uno de los puntos en el discurso de Almagro y de quienes intervengan haciendo referencia a la crisis, y que se hayan hecho eco de ella diversos países que integran actualmente el Consejo de Seguridad es una enorme ganancia. Así como el hecho mismo de que se realice un debate sobre ese caso.

En una primera reunión como ésta, cualquier debate, reflexión o pronunciamiento de varios países en el momento de la sesión, que conste en acta, que se transmita públicamente y en el que concuerden varias potencias mundiales va a generar una presión aún mayor hacia el gobierno venezolano, con la advertencia de que ya va a tener un expediente, un procedimiento a nivel intergubernamental presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU y esta va a servir como precedente a futuras sesiones en las que sí podría presentarse una medida particular.

Si no se permitiera la entrada de ayuda humanitaria como lo ha pedido la Iglesia Católica a través de Cáritas, o por medio de otras organizaciones o incluso con la gestión de la Organización Mundial de la Salud, entonces eso llevaría al Consejo de Seguridad a hacer exhortos y pronunciamientos, o a tomar decisiones, porque tiene diversas firmas de manifestarse.

Ciertamente, también podrían tomar medidas coercitivas o drásticas, pero más adelante. De momento se pone en escena en el órgano de mayor impacto para potencias mundiales el tema y eso es una presión bastante fuerte para el régimen venezolano. Dependerá también de la voluntad política de un órgano que trabajo por consenso.

Cáritas ha venido promoviendo acuerdos inéditos con organismo como UNICEF, pese a conocidas diferencias ideológicas acerca de ciertos manejos. En el caso de la malaria-paludismo hubo una alianza concreta para lograr el ingreso de medicamentos a Venezuela, con el interés fundamental de salvar vidas… ¿Es viable que ocurran otras alianzas o acuerdos legales para triangular ayuda?

-Sí, peor voy más allá. Creo que algunos de los países que actualmente son aliados del régimen como China y Rusia, muy probablemente presionen debido a su pragmatismo y otros intereses. China es controlada por un partido único, pero tiene un capitalismo de los más fuertes del mundo. Es muy probable que abra las puertas y que esto conduzca a que diversas ONG y organismos multilaterales lleguen a consensos a pesar de sus divergencias medulares, pero también para que países como China condicionen algunos préstamos futuros y algunos acuerdos comerciales al gobierno de Nicolás Maduro a que brinde alguna atención a ese tema a fin de bajarle volumen a la discusión internacional.

Además, China presenta una situación geopolítica muy particular con Corea del Norte en la cual le conviene tener a Estados Unidos más de aliado que de enemigo. Y a la final eso puede llevarnos a alianzas que no necesariamente vamos a conocer públicamente, sino a tratos concretos con apoyo secreto o de bajo perfil. Con regímenes como estos es perfectamente viable por razones de concierto mundial: podrían exigir algunas actuaciones como la apertura del canal humanitario por la necesidad de consensos con Estados Unidos, por ejemplo; y esas transacciones son propias del Consejo de Seguridad de la ONU.

Fuente:

https://es.aleteia.org/2017/11/09/onu-podria-presionar-canal-humanitario-en-venezuela/?utm_campaign=NL_es&utm_source=daily_newsletter&utm_medium=mail&utm_content=NL_es

 

Artículos relacionados:

email