“Minería ilegal está matando toda la biodiversidad”

MT

Así lo señaló el director del CIEV, Alejandro Lanz

Prensa CIEV

Alarmantes son los informes que nos llegan del alto Caroní y toda la región de Icabarú, ante el repunte de la cacería indiscriminada de todas las especies de fauna, por parte de irregulares y mineros que dan caza a todo lo que se mueva.

Así lo informó Alejandro Lanz, director del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela, quien señaló que las especies más afectadas son mamíferos como la danta o tapir, cuspón o cachicamo gigante, báquiros, lapas, venados y todas las especies conocidas localmente como “carne de cacería”.

“Es una situación muy crítica dado que indígenas también se han sumado a la cacería de fauna para vender las presas a los mineros o a los establecimientos que los surten (…) la comercialización de estas especies, hace disminuir, aún más, sus ya mermadas poblaciones en el estado Bolívar”, alerta el ecologista.

En este sentido indicó que la presión sobre toda la biodiversidad en la región, se está efectuando en dos flancos en paralelo: por un lado, el avance e intensificación de la minería ilegal, destruye y fragmenta los ecosistemas y hábitat de la fauna local y, por otro lado, hay cada vez más cacería furtiva en toda la región y menos lugares para que los animales se escondan o puedan reproducirse.

“Estamos en presencia de una masiva extinción de especies, por lo menos, a nivel local (…) es imperativo que se tomen cartas en el asunto, antes que sea irreversible la degradación ambiental”, destacó el titular del CIEV.

Como se observa en la gráfica, cazadores comercializan un Cuspón o Cachicamo Gigante en el Puerto Los Caribes de Icabarú, una especie en Peligro de Extinción, registrado en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana, donde se señala que esta especie se le considera que está enfrentándose a un riesgo de extinción muy alto en estado de vida silvestre.

Es de recalcar que el Cuspón es una especie de biología frágil, escasa por naturaleza, con baja capacidad reproductiva y de hábitos muy especializados. Al norte del río Orinoco sus poblaciones están virtualmente extintas, sobre todo en la Cordillera de la Costa (Mondolfi 1976).

Al ser un animal tan grande, enfrenta una cacería indiscriminada con fines comerciales como fuente de alimento. Además, algunas poblaciones indígenas amazónicas utilizan sus pezuñas para fabricar ornamentos (Mondolfi 1976Suárez, L. y García 1986). Al norte del río Orinoco la presión de cacería se une a la destrucción de su hábitat (Oliveira-Miranda et al. 2010c), factores cuya convergencia resulta mucho más nociva que el impacto que ocasionan de manera separada. Esto ha dado lugar a la fragmentación y aislamiento de sus poblaciones (Pdvsa 1992Rodríguez, J. P. y Rojas-Suárez 2003).

Piden acciones inmediatas

Tanto el Cuspón como otras especies que están siendo depredadas en los municipios Gran Sabana y Angostura se encuentran protegidas desde 1983, mediante una resolución que prohíbe su cacería, la cual se ratificó en 1996 por un decreto que establece su veda indefinida y otro que la declara de manera oficial como Especie en Peligro de Extinción (Venezuela 1996aVenezuela 1996b, J. Ojasti obs. pers.); sin embargo, la falta de una supervisión y presencia de la Fuerza Armada venezolana o cualquier otro cuerpo de seguridad del Estado, hace que se violen todas las resoluciones y/o leyes de la nación en estas zonas mineras.

“Hacemos un nuevo llamado al gobierno nacional, al Ministro de la Defensa y al nuevo jefe del Ejecutivo regional, Justo Noguera, para que detenga el ecosidio que se viene generando en los municipios del sur del estado Bolívar”, recalcó Alejandro Lanz.

Finalmente, para el director del CIEV, la pérdida de biodiversidad en la región amerita activar varias acciones más allá de la vigilancia y control, “también es prioritario desarrollar campañas de concientización para divulgar los problemas que enfrentan las especies en peligro o no de extinción, tomando en cuenta que no se tiene hasta el momento ningún indicio de recuperación de sus poblaciones locales”.

Foto amenaza 1: Cuspón cazado y comercializado en el Puerto de Los Caribes en Icabarú

Foto amenaza 2: Alejandro Lanz, director del CIEV

Artículos relacionados:

email