“Me gustó la pintura desde que tengo sentido común”

Jesús Cermeño

Durante la primera mitad del siglo XX, Venezuela se convirtió en la morada de gran cantidad de inmigrantes del viejo mundo, Europa; los cuales portaban consigo un sinfín de sueños por cumplir en el nuevo mundo, en otra nación, en un confín totalmente extraño. Esto a raíz de las vicisitudes que dejó a su paso la Segunda Guerra Mundial, así como los crueles vilipendios de la dictadura que vivieran países como: España, Italia y Alemania.

Entre este gran movimiento se encontraba el pequeño Julián Anguiano Espinoza. Un niño nacido en España, el 23 de diciembre de 1945; proveniente de una familia de agricultores que llega Venezuela en 1951, y así se radican en el estado Yaracuy para arar la tierra de las parcelas de Boraure, con el apoyo del gobierno del presidente Marcos Pérez Jiménez.

¿Como se generó ese contacto con el arte que posteriormente le llevará a convertirse en el pintor que ahora es?

Yo dibujo desde que tengo uso de razón, pero no tuve a la oportunidad de ir a ninguna escuela de artes plásticas, por el hecho de que me crie en un campo y era una época en que las artes plásticas era algo de la gente de poder adquisitivo y de gente que vivía en una capital, en un Caracas, en Valencia, en Maracaibo. No en un campo y menos para un extranjero que no conoce el ambiente.

 

¿Cuándo y de qué forma usted se inició en las artes plásticas de manera formal?

 En el año 1960 mis padres dejan la colonia, y compran particularmente en Aroa. Allí empiezo a ver otro tipo de Ambiente, no exactamente de artes plásticas ni nada de eso, pero había una señorita mayor que se llamaba María Teresa Pérez Delfino, hija del general Pérez, pintaba, y me recuerdo que yo me paraba en la ventana a verla pintar. Un día me dijo si yo quería pintar con ella.

Por supuesto, se me abrieron las puertas; me empezó a dar algunas ideas de cómo hacer las cosas porque no tenía ni idea. Yo no conocía lienzo, no conocía óleo, en el campo trabajaba con prisma colores y con tempera.

¿Cuáles fueron sus primeras exposiciones?

La primera exposición que tuve, la hice en el Consejo Municipal de Caracas, después hice una exposición en la biblioteca Pio Tamayo, que fue en el año 1974. Tuve muy buena aceptación, se vendieron casi todos los cuadros y la gente en Barquisimeto empezó a buscarme.

Me mudo a Barquisimeto en el año 1976 y hago una exposición en la galería de BANFOCOBE y tuve también muy buena aceptación.

¿Con que temas trabaja y que técnicas emplea? 

Yo pinto retratos, como pinto flores, marinas, desnudos, pinto acuarela, me meto con todos los temas habidos y por haber y uso el óleo, el pastel, porcelana, acuarela, etc.

Aunque que actualmente me dedico a la porcelana porque es lo que más demanda tiene.

¿Y por qué no emplear el arte abstracto como forma de expresión?

 El abstracto no digo que es malo, no digo que no se puede hacer; es un estilo, pero no es lo que me llama la atención, porque el arte abstracto no me dice nada, y si a mí una cosa que no me dice. ¿Para qué? Uno trata de meterse en lo que a uno le gusta, lo que a uno le mueve, lo que a uno le llama. Algo real; que tú quieres sacarles rizos a los rizos.

De hecho, para hacer 4 rayas que expresen algo hay que saber desdibujar. Es decir, saber dibujar para luego desdibujar; es lo que le pasó a Picaso.

Dentro de las nuevas tendencias de expresión, se encuentra la fotografía artística ¿Como la cataloga?

Me parece muy bien. Si tenemos la tecnología de poder utilizar una fotografía, sobretodo que la tome uno mismo para que sea propia me parece bastante factible.

¿Pero cree que la fotografía desplaza a la pintura realista como forma de expresión?

No, en ningún momento, primer que por muy buena que sea una fotografía nunca tendrá la vida que tiene una pintura. Un retrato pintado, bien hecho al óleo supera a la fotografía, porque el óleo tiene una especie de realismo que no lo tienen las fotos por muy buena que sea.

Segundo, por lo general los pintores que hacemos realismo le damos un toque personal, damos una fantasía, un contraste de luz que no se pueda apreciar en la foto.

¿Artísticamente como aprecia la geografía larense? 

La aprecio en todos sus aspectos, el paisaje larense tiene riqueza en todas sus partes, tanto en la parte colonial, como en la parte árida y en la andina.

Se podría decir que la zona árida no tiene mucho y sin embargo, tú ves una puesta de sol, con un cactus y un rancho cayéndose, y aquello es pa’ morirse ¡Es una belleza!

¿Cómo comparte usted entre la familia y el arte?

Igual que cualquier profesional, aunque más apegado a la familia porque se está en contacto las 24 horas porque el estudio está en mi casa. La comparto día a día, me dan opiniones, le pido opiniones y me siento muy feliz de compartir con la familia todo el tiempo.

Fuente: https://lienzosyletras.wordpress.com/2012/06/20/julian-anguiano-me-gusto-la-pintura-desde-que-tengo-sentido-comun/

 

Artículos relacionados:

email