La salud en Venezuela está en crisis…

Rafael Viloria*

Los venezolanos lo sabemos, el estado, los medios de comunicación lo reseñan, el mundo entero también lo sabe. Un derecho constitucional reservado a la sociedad venezolana, sin distingo de clases, credos religiosos, políticos partidistas; en general la condición humana está en “CRISIS”.

Quien aborda este tema, no creo que ha descubierto el agua con el azúcar. Ni tampoco que está en presencia de una “Premonición” propia de “Pitonisas”. La salud en Venezuela, paradójicamente esta en terapia intensiva. La paciente (la salud misma) no está dando signos de alguna mejoría. Futuro incierto se perfila en el panorama. A ello hay que agregar (a la crisis) no solamente la ausencia de una “Gerencia publica” que garantice que los postulados derechos constitucionales se cumplan cabalmente; si no que la misma esta azotada por el flagelo salvaje de la inflación.

De la crisis increscendo en materia de salud, pareciera que nadie, o muy pocos se están planteando revisar las causas, efectos y consecuencias en la que solo se observan pugnas políticas que lejos de resolver la situación, la empeoran. Culpas vienen, culpas van. Promesas van, promesas vienen. El paciente yace en cuidados intensivos, cada vez más agudos, esperando, casi con resignación pasar a mejor vida.

Contrario a lo anteriormente expuesto se impone la necesidad de plantear la experiencia en Barinas, promovida, organizada y puesta en marcha en las comunidades. Desde 1970 los cooperativistas nos propusimos por vía de la “Autogestión”, poner en marcha un modelo organizativo alternativo, social, económico y político en materia de servicios de salud médica asistencial ambulatoria, de cirugía y hospitalización.

Iniciamos el proceso creando una “Base Social”, compuesta por cooperativas de primer grado. A partir de ellas, nos propusimos crear un organismo de segundo grado. A ese fin creamos “La Central Cooperativa Barinas “Cecobar” R.L. En 1973 creamos el servicio Funerario Cooperativo. En 1992 creamos el servicio Médico Cooperativo “Sermecoop”. En 1994, habíamos creado las condiciones para poner en marcha un centro clínico de atención médica ambulatoria general, pediátrica, ginecobstetricia, medicina especializada, servicios de laboratorio clínico, rayos X, odontología, imageneologia, hospitalización y cirugía en general. Al proyecto, logramos incorporar en evidente “simbiosis” a profesionales de la medicina.

Nos planteamos que la forma de abordar tan interesante alternativa cooperativista tenía que tener como base, la cooperación natural, la unión y la solidaridad y la ayuda mutua, en lo social, económico y financiero. Una modesta cuota mensual permitía que Sermecoop, se pudiera mantener con altos grados de eficiencia y eficacia. En ese orden pusimos en funcionamiento la primera “Clínica Cooperativa del País”, con capacidad para atender una nutrida población de familias organizadas en las cooperativas. Hasta el año 2009 no solo habían nacido más de 700 niños y niñas; si no que miles y miles de pacientes habían sido atendidos.

Hoy este proyecto por razones que nadie entiende, se encuentra amenazado a desaparecer. Todo ello en virtud de la vinculación del proyecto con asuntos de carácter político partidista oficial, que nada ayuda para que siga siendo un modelo alternativo, en especial hoy que la crisis se puede convertir en una oportunidad para contribuir con la salida de tan aguda situación, que puede ser resuelta por el pueblo de forma organizada. el estado está obligado a respaldar toda iniciativa que tenga como propósito formar parte más que del problema, la solución a la crisis de la salud en Venezuela.

 

*Ex presidente de Ceconave

Artículos relacionados:

email