José Gregorio Hernández: Unión entre los venezolanos

José G. Delgado H

Ya termina este 29 de junio, la lluvia me quita el sueño, quizás tanto como los acontecimientos en Venezuela, las marchas siguen con su secuela de muertos, heridos y presos, mientras el Presidente Nicolás Maduro, insiste en sus discursos a favor de la Asamblea Nacional Constituyente, busco razones para mi esperanza y los sueños por un país diferente.

Este día para muchos es un día más, sin nada especial que recordar, sin embargo el noticiero de medio día nos recuerda un acontecimiento, el 98° aniversario de la muerte del Dr. José Gregorio Hernández Cisneros (Isnotú, 28 de octubre de 1864 – Caracas, 29 de junio de 1919) un hombre ejemplar que muere con olor de santidad, “El Médico de los Pobres” y la gente del pueblo se moviliza para llevar flores a su lugar de nacimiento, muerte y permanencia de su cuerpo, sin olvidar las misas por su alma y por el clamor popular a favor de su pronta inclusión en la lista de los santos.

Para el Dr. José Gregorio, este es un día muy especial, si tomamos en cuenta que obtiene su doctorado en Medicina en la UCV, el 29 de junio de 1888, con destacados y reconocidos estudios, obtiene una beca del gobierno Nacional, para cursar sus estudios de postgrado en importantes ciudades de Europa y perfeccionar sus conocimientos.

Estas líneas surgen mientras la lluvia se aplaca, y el silencio de la noche envuelve los sueños de una noche inquieta, mañana seguirá la lucha de calle y las protestas, solicitando los cambios que espera el país.

La inspiración se ve favorecida por dos acontecimientos: el poder ver y oír un Programa Especial por Globovisión “José Gregorio Hernández. Tras los pasos de una devoción” y el recordar una nota biográfica de este ilustre venezolano, varias veces leída en mi niñez, tomada del “Historial Genealógico de los Febres – Cordero y algunas de sus alianzas”. (Suárez, Ramón D. (junio, 1969)

La vida y obra del Dr. José Gregorio Hernández Cisneros, me acompañó desde mi niñez, por los viajes a Caracas para citas médicas en el Hospital Ortopédico Infantil, sin olvidar los años de interno para establecer las 11 operaciones que marcan mi vida. Pues la verdad sea dicha, mi nombre se corresponde con una promesa de mi mama, muy devota de José Gregorio, tomando en cuenta mi nacimiento prematuro, el 9 de junio de 1960, son muchas las historias familiares y de mis compañeros en el internado, que en más de una ocasión ven y le piden apoyo al Dr. Hernández, en sus rondas nocturnas en las salas del hospital.

En más de una ocasión, mis compañeros le contaban a mi mamá las andanzas de el “Dr. del sombrero”, Que velaba mi sueño o me inyectaba en medio de los dolores propios de las operaciones, allí más de uno manifestó el gran parecido del Dr. De media noche con la estampita que la “mami” (apodo cariñoso que muchos daban a mi mamá, como voluntaria del hospital) tenía en la cabecera de mi cama.

Así que toda mi vida en algún momento se cruza con la vida y obra de este medico de los pobres, hoy sin pensarlo, terminé escuchando un pensamiento, destacado por una invitada al programa ya señalado, cuando manifestaba:

“José Gregorio une a todos los venezolanos. José Gregorio, es el elemento de unión de todos los venezolanos”

Así llego hasta mi computadora, teniendo entre manos el libro con el Historial Genealógico, donde aparece José Gregorio Hernández Cisneros y su familia (páginas 22 – 23) y también aparece mi propia familia (página 125), somos dos familias con seis hijos, padres y hermanos, con la Medicina en común, mi papá Carlos Augusto Delgado Febres, era médico, con estudios de la ULA y UCV, graduado el 2 de octubre de 1942, y con un nombre en común.

Pero, el tema de este artículo, es un sueño y una petición que le hago hoy a este santo popular, que a partir de hoy construyamos los elementos que permitan a los venezolanos, conmemoran los 100 años de la muerte física, 29 de junio 2019, y su reconocimiento en las virtudes cristianas, en fecha de nacimiento, 28 de octubre de 2017, en un clima de unidad y encuentro entre los venezolanos. Que los enfrentamientos y sufrimientos, con los mártires de hoy, sean la semilla de un futuro mejor, donde reine la unidad, el encuentro, la hermandad y la familiaridad entre los venezolanos.

En esta búsqueda vale la pena tener en cuenta los valores y los principios que se derivan de la vida y obra de José Gregorio Hernández, médico de los pobres y cristiano ejemplar, que deja entre nosotros, las huellas de sus zapatos, que recorren a píe la Caracas de los siglos XIX y XX, para dejar en su camino las florecillas de amor, servicio, solidaridad, amistad, espiritualidad, profesionalismo y humanidad, que tanta falta hacen a nuestra Venezuela de hoy y del mañana. Si en verdad queremos paz, que la unión sea un paso importante, para labrar nuestro camino común de verdad, justicia y libertad como sociedad y como país, bajo la guía y protección de José Gregorio Hernández Cisneros, nuestro santo popular, intercesor para nuestras necesidades ante el Dios de la Misericordia.. Amén

Artículos relacionados:

email