Diferencia entre iniciativa y convocatoria

Alfredo Infante sj

Voy a ir sacando por goteo y de manera pedagógica los puntos que hacen de la constituyente del Presidente Maduro un fraude constitucional. Hoy quiero presentar la diferencia entre iniciativa y convocatoria, y como el gobierno al igualarla comete un fraude. La constitución del 99 contempla que el presidente de la república; la Asamblea Nacional y; también, el 15 % del electorado, pueden tomar la iniciativa. La iniciativa es algo así como la manifestación pública del deseo, pero como dice el dicho popular “los deseos no preñan”. Para que una iniciativa se convierta en convocatoria tiene que pasar obligatoriamente por un referendo consultivo. De modo que sea el pueblo, es decir, el soberano, el que diga si quiere o no Constituyente. Si el pueblo en consulta dice “no” la iniciativa muere; y si el pueblo en consulta dice “si” la iniciativa se convierte en convocatoria. Es decir, la convocatoria es el resultado positivo de la consulta. Por eso decimos que esta Constituyente es fraudulenta porque el presidente está imponiendo su iniciativa como una convocatoria. Un fraude es una violación. Imagine usted este caso: un joven se enamora de una muchacha, y como tiene miedo que la muchacha le diga que no, entonces no le consulta ni le pide el consentimiento, sino que la secuestra y la obliga a vivir con él. Este joven está incurriendo en una violación. Por eso decimos que el gobierno al hacer de la iniciativa una convocatoria inconsulta está violando descaradamente la soberanía popular. En el fondo, está actuando igual que el joven del ejemplo, como tiene miedo que le digan que no, procede por la vía de la fuerza. El pueblo es el soberano y, venga de quien venga la iniciativa, el pueblo debe ser consultado pues es único que tiene el derecho de convocar. Así las cosas. Agua clara.

Artículos relacionados:

email