Cine para volver a ver: Carmen la que contaba 16 años

Rafael Duarte

José Navarro (Miguel Ángel Landa) es un respetable e intachable funcionario de la guardia nacional hasta que conoce a Carmen (Mayra Alejandra), una bella, pero problemática bailarina de los suburbios de la ciudad. Atrapado por su belleza, el honrado castrense comenzará a llenarse de faltas que progresivamente lo harán perder su trabajo y reputación.

Carmen quien se mueve entre apariencias para ocultar una vida criminal, se aprovechará del distinguido Navarro para zafarse de su antiguo novio, un pesado contrabandista que está en prisión y, de este modo, amparándose en la experiencia institucional de su actual relación, hará lo posible para desplazar a su antiguo amante del negocio ilegal.

Pero la llegada de un torero a la vida de la vedette la llevará a abandonar sus planes y sus amoríos con el ahora ex oficial quien, atrapado entre el despecho y el ejercicio criminal, se verá obligado a tomar una drástica decisión que cambiará la vida de todos.

Carmen la que contaba 16 años es el sexto largometraje del director merideño Román Chalbaud. Estrenada en 1978, la cinta cuenta una historia de amor no correspondido donde las relaciones personales y sociales se mueven entre avaricia, apariencia y poder. El guión escrito por Gustavo Michelena, en colaboración con Román Chalbaud y José Ignacio Cabrujas es una versión libre de la novela francesa Carmen de Prosper Mérimée, basada en la célebre ópera homónima de Georges Bizet.

Chalbaud quien “criolliza” la historia construye a través de personajes muy bien definidos una suerte de radiografía socio-política de la Venezuela de los años 70, que de alguna forma evoca la política actual, donde personajes como el de Carmen representan el imaginario cultural de aquella sociedad venezolana que ha sido mimada y complacida por cada uno de los gobernantes que ha llegado al poder.

Y es que cada una de las figuras masculinas que introduce el director se presentan como un modelo de gobierno e institución que además de ofrecer un paternalismo económico y moral, representan los caprichos que tiene la vedette, entreviéndose en todo ello un juego condicional en el que quedan de manifiesto las relaciones amante-amado, así como la relación gobierno-sociedad.

Así pues, entre diálogos que rayan entre lo dicharachero y popular, el film recoge desde cada uno de los personajes de esta ficción-documental los gastados discursos políticos y sociales de quienes están en el poder, revelando poco a poco el imaginario socio-cultural que dejan las carencias éticas, así como la inevitable degradación socio-simbólica en cada uno de los actores participes de la sociedad, producto de la indomable corrupción.

De este modo, la cinta de Chalbaud se presenta como un retrato social que asoma desde el sufrimiento de Navarro una solución al sempiterno problema de la corrupción. Así pues, en secuencia final, vemos cómo el ex oficial, después de tanto trastabillar, reconoce sus faltas y con un intento de reivindicar su moralidad e institucionalidad toma la drástica decisión de darle un giro a la historia.  

Sin duda, Carmen la que contaba 16 años es un filme que rememora dignamente distintos fragmentos de la historia política y social del país. Acompañada por piezas musicales entre las que destacan canciones de Los Ángeles Negros, Memo Morales, la música criolla venezolana y la Billo´s Caracas Boys, la cinta congela la idiosincrasia de una época convirtiéndose en una pieza referente en el cine nacional.

Artículos relacionados:

email