Casa por cárcel a Leopoldo López, es resultado de la presión de calle

Mesa de la Unidad Democrática

Uno de los líderes fundamentales de la Unidad Democrática, nuestro hermano Leopoldo López, recibió el pasado sábado una medida sustitutiva de libertad, y colocado en la condición de arresto domiciliario.

Leopoldo, quién nunca cometió delito alguno y estuvo injustamente encarcelado en una prisión militar por más de tres años, donde sufrió tratos crueles, inhumanos y degradantes, puede hoy al menos, sin recobrar su libertad plena, reencontrarse con su familia.

Para la Unidad Democrática, más que una concesión del régimen, la medida adoptada es el resultado de la insistente presión de calle que han ejercido los venezolanos desde hace ya 100 días, y de la solidaridad internacional para con nuestra lucha. En este sentido, y aunque parcial e incompleta, esto constituye un innegable triunfo del pueblo venezolano.

Este triunfo parcial debe ser para todos, un estímulo para no sólo continuar sino intensificar la lucha democrática y pacífica que hemos venido sosteniendo, y que tendrá una nueva dimensión a partir del próximo domingo 16, en lo que va a ser el histórico Proceso Nacional de Decisión Soberana.

Este triunfo también es un impulso para continuar la batalla por la liberación de miles de venezolanos que permanecen detenidos por el único delito de pensar distinto. Por ellos y para ellos, nuestra lucha no se detiene, se refuerza.

Finalmente, esperamos que esta medida adoptada por el gobierno hacia Leopoldo, producto de la combinada presión nacional e internacional, pueda ser el inicio de un proceso de rectificación que conduzca a lo que toda Venezuela quiere, que es la búsqueda urgente y pacífica de un camino para la construcción de una solución política a la tragedia que todos vivimos.

En esa necesaria construcción, queremos agradecer a personalidades y países amigos de la comunidad internacional, quienes han mostrado reiteradamente su preocupación y solidaridad para con nuestro país, y les pedimos ser vigilantes y participantes activos de los acontecimientos por venir.

Desde la Unidad Democrática enviamos nuestro abrazo de solidaridad y afecto a Leopoldo, a Lilian, a sus hijos, su familia, y a nuestros hermanos de Voluntad Popular.

Y al pueblo venezolano, nuestro mensaje de perseverancia y resistencia. Estamos comprometidos, hasta con nuestras vidas, en la tarea histórica, difícil pero hermosa, de rescatar nuestro país para comenzar a construir, entre todos, una Venezuela de futuro, con paz, libertad, justicia y bienestar para todos.

 

Artículos relacionados:

email