Balas y fuego

Naky Soto

Yorman Alí Bervecia de 19 años, Elvis Adonis Montilla Pérez de 22 y Alfredo Carrizales, fueron asesinados en las protestas registradas este lunes en el estado Barinas. La represión de hoy ratificó el uso de armas de fuego, generando al menos un centenar de heridos por balas, perdigones, metras y otros objetos contundentes. También hubo saqueos a establecimientos comerciales y un módulo policial e incendiaron la casa de la abuela del finado, la sede del CNE, la del Instituto Autónomo de la Vivienda, la Secretaría de Educación y la sede del PSUV. El Ministerio Público ya comisionó fiscales para investigar los asesinatos de las personas ya referidas, aunque varios diputados nunca mencionaron a Alfredo Carrizales sino a Jhon Alberto Quintero, queda la duda si son entonces cuatro los asesinados.

El fuego necesario

Ayer Nicolás mostró tres veces el video del motorizado incendiado en Altamira y preguntaba desde su mal interpretada crispación, hasta dónde llegarían los violentos, de qué otras cosas serían capaces. Este lunes, muchas zonas del país amanecieron bloqueadas, con objetos atravesados en vías principales, pero con una diferencia notable con respecto a otros días: no había gente “defendiendo” esas barricadas. Muy temprano el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, denunció el incendio de 51 unidades de transporte público de la línea Transbolívar y culpó a la oposición de un “ataque terrorista”. Mucha gente que vive en Puerto Ordaz explicó en redes que esos autobuses se usaron para la Copa América y luego fueron canibalizados para usar sus partes como repuestos. En todo caso, el patio de talleres donde se registró el incendio, amén de estar regularmente custodiado por Guardias Nacionales, queda muy cerca de una estación de bomberos que no apagó el fuego.

La asfixia planificada

Efectivos de la Guardia Nacional, la PNB y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) irrumpieron en edificios de San Antonio de los Altos con bombas lacrimógenas y perdigones para allanar apartamentos sin orden judicial alguna, con un saldo de 15 detenidos. Videos sobre el desmán cometido hay muchos, que reflejan el uso indiscriminado de lacrimógenas, los golpes propinados a los detenidos, la destrucción de la propiedad privada e incluso los gritos con los que ejecutaron sus acciones, mientras las tanquetas sitiaban los espacios, algunos funcionarios tomaban las azoteas de los edificios, destrozaban los sistemas de seguridad y los vecinos se asfixiaban, en medio de un ejercicio represivo sádico.

Francotiradores

El Centro Internacional de Educación y Desarrollo (CIED) de PDVSA, en La Tahona, hoy sirvió de fuerte, aunque eso lamentablemente no evitó que también fuese incendiado un autobús, a pesar de todas las fotos y videos difundidos en redes sociales que prueban la presencia de militares armados y de un civil (sin identificación) que dispara contra manifestantes, primero con una escopeta y luego con una pistola, desde varias posiciones. También un uniformado disparó un arma larga desde el techo del CIED. 3 personas resultaron heridas de bala, en el tobillo, el brazo y el abdomen, respectivamente. Todas pasaron por quirófano y están estables, pero el que resultó herido en el tobillo, puede perderlo.

Por la salud y la vida

La noche de este domingo murió el tercer paciente del Hospital J.M de los Ríos a causa de un brote infeccioso no controlado en la unidad de Nefrología. Dilfred Jiménez, de 16 años de edad, es otra víctima de la emergencia humanitaria que el Gobierno no está dispuesto a reconocer. Solo un ejemplo de las muchas razones que este lunes reunieron a médicos, enfermeras y ciudadanos en general para marchar por dos derechos fundamentales y exigirle al Ministerio de Salud respuestas ante una crisis que ya perdió proporción. La marcha fue bloqueada, reprimida y emboscada, obligando a algunos manifestantes, una vez más, a huir saltando al contaminado río Guaire. La secuencia de fotos lograda por Luis Robayo de AFP, es un resumen extraordinario de cómo trata la Guardia Nacional a los médicos, a pesar del esfuerzo por hacerse entender y la altísima probabilidad de que uno de esos galenos, los haya atendido alguna vez.

La imposición

Lo único relevante del balance sobre el proceso constituyentista ofrecido por Elías Jaua, fue la afirmación de que la nueva Constitución solo será sometida al voto popular sí así lo desean sus creadores. Jaua instó a la Fiscalía General a actuar “contra los delitos a la incitación del odio”, mientras la canciller Delcy Rodríguez, informaba que la Comisión por la justicia y la verdad entregará un informe a Nicolás sobre la “violencia fascista” registrada en las protestas de la “derecha terrorista”, una manera bastante eficaz de probar cuánto de justa y veraz tiene la comisión. Súmenle que el defensor Tarek William Saab, en su rol de presidente del Consejo Moral Republicano, aseguró que la convocatoria a la Constituyente representa una solución para el país. Debería leer el texto preparado por el rector del CNE, Luis Emilio Rondón, en el que afirma que “Sin participación y protagonismo del pueblo en el proceso constituyente estamos ante nuevo desacato constitucional”.

Oposición terrorista de corte fascista

El vicepresidente Tareck El Aissami informó sobre “focos específicos de violencia para forzar un paro armado”, asegurando que han capturado a 16 terroristas de células armadas en los Altos Mirandinos y que se han incautado 250 mil dólares en materiales para generar incendios. Afirmó que la MUD es responsable directa de la violencia, aunque el Ministerio Público sigue imputando funcionarios de la PNB y la GN. Arqueó los crímenes endosables a terceros y añadió que en el CIED fueron quemados 2 autobuses “con pasajeros adentro” y una ambulancia. Acusó a Capriles de ser “enfermo de odio que más temprano que tarde tendrá una cita con la justicia” y aseguró que “la mayoría del pueblo venezolano pasara por encima de estos sectores (la oposición) y quedaran en el olvido”. Inspirador.

La violencia solo favorece al PSUV, por eso la ejerce a mansalva. Asesinatos, detenciones arbitrarias, allanamientos sin órdenes judiciales, torturas, tratos crueles, civiles juzgados por militares y ahora el uso abierto de armas de fuego contra manifestantes. Hoy también difamaron, haciendo complicado precisar qué de los que vimos se explica con ira civil y qué con producción oficial. Importante recordar que no son enfrentamientos sino disparos contra civiles desarmados, disparos. La palabra “paz” encendida en el espacio de la Cruz del Ávila es un insulto más de un Gobierno infame.

Artículos relacionados:

email