Un complejo de arte y cultura rodeado de jardines

jardines-primavera-foto-huntingtonorg_nacima20161013_0026_6En San Marino, un suburbio del condado de Los Ángeles, se encuentra el legado del magnate Henry E. Huntington, que atrae por su jardín botánico y su especial biblioteca con más de un millón de libros

La Nación- Argentina–GDA

Henry E. Huntington (1850-1927) vivió en California, amasó una inmensa fortuna -de la mano de los ferrocarriles- y fue un ávido coleccionista de arte. Y, sobre todo, donó para la posteridad otro espléndido museo en San Marino, un coqueto suburbio del condado de Los Ángeles.

Más que un museo, los Huntington (su nombre completo es Huntington Library, Art Collections and Botanical Gardens) son un inmenso complejo compuesto por un museo, sí, pero también un jardín botánico y una biblioteca. Esta última atesora 6,5 millones de manuscritos y más de un millón de libros poco comunes, entre ellos joyas como una de las 11 copias de la Biblia Gutenberg, la autobiografía de Benjamin Franklin escrita en su puño y letra, los dos primeros actos de Hamlet o documentos sobre Abraham Lincoln esbozados por su guardaespaldas. Ni hablar de la antigua residencia estilo Beaux Arts y su magnífica colección de arte francés y británico de los siglos XVII y XVIII, en la que se destaca El niño azul, de Thomas Gainsborough (Huntington lo compró en 1921 por un precio récord para la época de 728.800 dólares).

A pesar de semejantes tesoros, gran parte del público ni siquiera pisa estos recintos, encandilado por los jardines que florecen hasta donde alcance la vista. El Jardín de Shakespeare, el Jardín Subtropical, el Jardín Chino, el Jardín Japonés, el Jardín de las Camelias… son algo así como parques temáticos de la botánica, una vuelta al mundo en casi 50 hectáreas de verde.

foto-huntingtonorg_nacima20161013_0027_19

Tal vez uno de los más visitados sea el Jardín del Desierto, que reúne una de las mayores colecciones de cactus y suculentas del mundo, con plantas de climas extremos, muchas de ellas desconocidas y menospreciadas a principios de la década de 1900. Huntington no se echó atrás e incluso construyó un ramal ferroviario en el jardín para trasladar rocas, tierra y plantas con los vagones.

En estos mismos jardines se han filmado innumerables películas y series, desde Memorias de una Geisha (en el jardín japonés, lógicamente) hasta The West Wing, Star Trek, Los Ángeles de Charlie,Legalmente rubia o Propuesta indecente, entre tantas otras.

Henry Huntington está enterrado en el mausoleo de la propiedad junto a su esposa Arabella, con quien compartía su afición por el arte. El mausoleo es obra de John Russell Pope, que también diseñó el memorial dedicado al presidente Thomas Jefferson en Washington DC.

Fuente: http://www.el-nacional.com/GDA/complejo-arte-cultura-lleno-jardines_0_938906138.html

Artículos relacionados:

email