Sean Penn en Carapita

Jesús María Aguirre, s.j.

No hay duda que Sean Penn es un actor extraordinario y digno de admirar por su postura progresista. Basta con recordar sus actuaciones en las películas Milk, Mystic Rider, La delgada línea roja, y cualquier otra de factura similar.

Para los venezolanos nos resulta familiar, ya que en varias oportunidades su nombre ha aparecido en los medios nuestros, sea por su visita a Venezuela, invitado por Fundalatin –específicamente contactó con nuestros jóvenes de Carapita– o por su presencia en la película “21 Gramos”, donde se citan unos versos de nuestro poeta Eugenio Montejo.

Sean Penn en la capilla de Carapita. Foto: Cortesía del archivo del P. Jesús María Aguirre.

No sé a ciencia cierta, si todavía, sigue siendo simpatizante del régimen actual, o si como el intelectual Chomsky, ha ido cambiando de parecer sobre el proceso revolucionario y su deriva actual. Lo cierto es que sus aventuras al filo de la navaja con el mundo del narcotráfico han sido cuestionadas por varios periodistas y comunicadores mexicanos por cuanto consideran que sus actuaciones fuera de pantalla parecen más asistidas por motivaciones ligadas al negocio de las industrias comunicacionales, por muy independientes que se autoproclamen, que a la solución de los problemas de la ciudadanía.

Como muestra les presento este artículo que ha suscitado el debate sobre su papel en los medios comunicacionales: La entrevista de Sean Penn a El Chapo ¿es periodismo?

Foto: Revista Rolling Stone 

 

 

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Jesús María Aguirre sj

Sacerdote Jesuita. Filósofo, Licenciado en Comunicación Social y Doctor en Ciencias Sociales. Investigador del quehacer comunicacional en el ámbito de América Latina. Colaborador en las Revista SIC y Comunicación del Centro Gumilla