Periodistas, estimuladores del pensamiento en medio de la complejidad

dia-del-periodita

Víctor Manuel Álvarez Riccio

El periodismo no podría ser hoy en día una profesión más debatida en Venezuela. La discusión sobre este oficio se resalta este 27 de junio, cuando los periodistas celebran su día.

Los políticos interpretan esta conmemoración de acuerdo a sus propias narrativas: el Gobierno da inicio al Congreso de la Patria, Capítulo Comunicaciones, para incentivar “la participación masiva de las diferentes bases de la revolución en las redes sociales”; la oposición resalta la importancia del trabajo de los periodistas en la lucha por un cambio político, porque con su esfuerzo se conocen los hechos que algunos prefieren ocultar. Asimismo, en todo el país organismos públicos y privados envían cartas de congratulación a los periodistas que han cubierto sus fuentes, y en algunas empresas preparan fiestas para agasajar a reporteros, entrevistadores, cronistas, redactores, fotógrafos y más. Ciertamente, la labor periodística no pasa desapercibida.

Por otro lado, organizaciones como el Colegio Nacional de Periodistas, el Instituto de Prensa y Sociedad, Espacio Público y las escuelas de Comunicación Social buscan crear consciencia sobre la importancia del periodismo para la democracia y denuncian los obstáculos que el periodismo ha enfrentado durante el Gobierno del ex presidente Hugo Chávez y, ahora, con el Gobierno de Nicolás Maduro. Se resaltan ataques recientes, algunos de alto impacto, contra periodistas, como la agresión a 19 reporteros que cubrieron una protesta por comida en la Avenida Fuerzas Armadas de Caracas el pasado 2 de Junio; aquella jornada dejó un testimonio gráfico significativo: una fotografía mostró a tres comunicadores en el suelo, amenazados por civiles ante la actitud pasiva de un Guardia Nacional.

¿Por qué el periodismo en Venezuela es debatido? ¿Por qué el Gobierno abre un capítulo Comunicaciones en su Congreso de la Patria? ¿A qué se deben las denuncias de agresiones a periodistas? El periodismo es constituyente y transformador de vínculos sociales y es un espacio de generación de sentido. Esto quiere decir que las informaciones, relatos e historias que se cuentan a través del periodismo en todas sus formas (impreso, radiofónico, televisivo y digital) se convierten en referencias para la comprensión de la realidad que tienen las personas, y a partir de allí se originan las prácticas sociales.

¿Cómo conoce la realidad y sus múltiples facetas un hombre? Observando su entorno y a través de los testimonios que otros le dan. Es evidente que ningún venezolano podría sin los medios de información saber lo que ocurre en las distintas regiones del país y tal vez ni siquiera en su ciudad.

El periodista debe advertir, entonces, que lo que cuente a los demás será fundamento de la visión de mundo de sus receptores. Afortunadamente el periodista no está solo en esa labor. Ahí están las organizaciones gremiales, las religiones, las universidades, las asociaciones civiles, los grupos culturales y más. En este nuevo siglo se añadió a la lista de productores de información el ciudadano común, a través de las redes sociales, hasta el punto de que más gente se informa en Internet con los millones de mensajes que comparten otros ciudadanos que utilizando los medios convencionales en manos de profesionales.

En este escenario de complejidad, ¿para qué sirve el periodista? El reto ya no es solo buscar la información de una fuente específica, hacer las preguntas correctas para descubrir datos difíciles, verificar la confiabilidad de la fuente y, al final, presentar la historia de una forma comprensible y atractiva. Ahora el periodista debe ser un cartógrafo ágil en la red de comunicaciones sociales, y aportar, como un buen conversador, interpretaciones adecuadamente argumentadas.

¿Por qué se dice esto? Porque información ya no falta (tal vez se tiene de más) y, en muchos casos, el periodista no es quien la produce, sino quien la compila y organiza. Es por eso que la labor periodística ya no está compuesta solo de las tareas clásicas descritas anteriormente (las cuales no deben abandonarse), sino que se hace necesario un ejercicio intelectual para interpretar la información que cada vez es más abundante, variada y fragmentada. A esto hay que añadir la nueva dimensión “global”, que obliga al periodista a entender a su sociedad dentro del mundo.

Con información filtrada y curada, e interpretaciones suficientemente argumentadas, el periodista se convierte en un guía que ayuda a la comprensión de los procesos sociales. ¿Se corre el riesgo de que los argumentos no sean buenos o falten informaciones relevantes? Está ahí otro reto del periodista contemporáneo, porque los ciudadanos comunes, conectados en red, muchas veces tienen mejores datos y pueden desarrollar sus propios argumentos, respondiendo así a la falla del profesional.

Valorado todo lo anterior, es comprensible que la comunicación y el periodismo estén sometidos a debate. En este país, donde varias narrativas buscan construir el sentido presente y futuro de toda la sociedad, y las mismas se presentan antagónicas, es labor del periodista aportar interpretaciones incluyentes e investigaciones con buen sustento para apoyar a los ciudadanos en el mejoramiento de su juicio crítico. Son los periodistas estimuladores del pensamiento libre, que no está encasillado en una sola manera de comprender los hechos.

Ante la exigencia de responder a la complejidad, finalmente el periodista necesita reflexionar sobre los impactos que tiene su trabajo en las tensiones de la sociedad venezolana, tan conflictiva y dramática en tiempos recientes, sacudida por saqueos, falta de medicinas y alimentos, y una lucha política cuyo fin aún no se avizora.

¡Feliz día y ánimo, colegas periodistas!

Notas:

http://revistasic.gumilla.org/2014/para-que-servimos-los-periodistas-en-venezuela/

Artículos relacionados:

email