Obispo de Cúcuta ante la emergencia

aperturafronteraafp26022016

 “Ante la situación de Venezuela, como Iglesia Diocesana, nos corresponde ser la mano que acoge, ayuda y fortalece”

Tras el paso de más de 35 mil venezolanos a Colombia, el domingo 10 de julio, luego de autorizarse un corredor humanitario para la compra de productos de primera necesidad y medicamentos, el obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, en entrevista con el Servicio Informativo de la Conferencia Episcopal de Colombia, precisó que “ellos tendrán que encontrar su camino para resolver su situaciones sociales, pero a nosotros nos corresponde, como Iglesia Diocesana de Cúcuta, ser la mano que acoge, que ayuda, que fortalece”.

“Como Diócesis estamos ayudando a un gran número de personas, estamos repartiendo 550 complementos alimentarios de 20 kilogramos y estamos distribuyendo más de 2 mil ayudas a personas que reciben, gracias a una colaboración del Programa Mundial de Alimentos, bonos de 39 mil pesos”, agregó el obispo al enfatizar que “es una frontera que realmente existe y hay que respetarla pero las personas de un lado y otro de la frontera son las mismas: mamás, hermanos, compañeros, familiares, viven de uno y otro lado, entonces es una situación bien compleja de familia que hay que fortalecer y ayudarles a ellos para que encuentren su camino y horizonte (…) Hay que ayudarlos y quererlos”.

Por su parte, el Cardenal de Colombia y Arzobispo de Bogotá, Monseñor Rubén Salazar Gómez, también se pronunció sobre el paso de venezolanos a territorio colombiano y su acogida: “Felicito y agradezco a los colombianos que, como buenos samaritanos, ejercen la solidaridad con nuestros hermanos venezolanos”, expresó el Purpurado, en su cuenta de Twitter.

Desde el cierre de la frontera el 19 de agosto del 2015 y la deportación masiva de ciudadanos colombianos de territorio venezolano, la acción de la Iglesia ha sido de acogida y ayuda para los connacionales y venezolanos, siendo la primera institución en brindar ayuda humanitaria acompañamiento psicosocial, pastoral y espiritual. Venezolanos y habitantes de la zona de frontera se encuentran a la espera de una inmediata solución. Se ha proyectado para el 4 de agosto el encuentro de cancilleres de los dos países y en la gobernación de Norte de Santander avanzan las mesas de trabajo frente al tema de reapertura, seguridad en la frontera, educación y salud.

Fuente: http://www.diocesisdecucuta.com/the-news/1355-2016-07-12-13-48-48

Artículos relacionados:

email