“¡No le hagas nada!”: asesinado por proteger al hermano

hhhh

Jesús María Aguirre, s.j.

Cada domingo que subo al Km. 8 de Carapita, a la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza, que está en la última escarpada, próxima a la carretera de El Junquito, comparto con los feligreses las peripecias de la semana… Los dos temas recurrentes, que habitualmente se convierten en peticiones libres en la oración comunitaria tienen que ver con el hambre y los asesinatos.

Prácticamente, no hay domingo, en que la primera noticia no tenga que ver con algún hecho violento. “Ayer asaltaron un camión de comida”, “anoche hubo una balacera”, “abatieron a un malandro”, “el hijo de la señora X murió por una bala perdida”… Pero hay muertos y muertos.

Rememoro a un mes de su asesinato la muerte de Enrique Jesús, otro mártir de la ciudadanía común de Carapita, en nuestro martirologio popular.

Un malandro fue a robar la moto a un joven, justo en frente de la Capilla, lo encañonó y en ese mismo momento, apareció otro tercer joven, que reconoció al asaltante y le dijo: “Luis, no le hagas nada”. Al instante, el ángel protector Enrique Jesús, recibió un disparo, y el asesino se fugó con la moto robada… mientras dejaba vivo al joven dueño de la moto. Aún no se sabe del paradero del asesino.

¿Cómo calificar a este joven, sino de mártir por la defensa de la vida de su hermano? Como aquella voz de Dios que reclamó a Caín el asesinato de su hermano: “¿Dónde está tu hermano?”, Enrique Jesús profirió el “no le hagas nada”, y fue Dios quien recibió el disparo para acallar su voz.

Ver también:

http://revistasic.gumilla.org/2016/martirologio-popular/

http://www.el-nacional.com/s-d-b_alejandro_moreno/Sociedad-violenta_0_865713463.html

 

 

 

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Jesús María Aguirre sj

Sacerdote Jesuita. Filósofo, Licenciado en Comunicación Social y Doctor en Ciencias Sociales. Investigador del quehacer comunicacional en el ámbito de América Latina. Colaborador en las Revista SIC y Comunicación del Centro Gumilla