No caigas en la provocación de la militarización

_mg_3625_copiaRobert Rodríguez

En este tiempo, la “revolución bonita” despliega acciones para militarizar a la ciudadanía. Esto significa transformar a cualquier ciudadano en un “soldado de la patria”. Los soldados de la patria serán todas aquellas personas que apelen a caminos bélicos para resolver la crisis que vivimos, renunciando  a vías políticas democráticas.

La revolución chavista sujeta la participación ciudadana, a través de los CLAP y de la institucionalidad pública. Quien quiere recibir una bolsa de comida, una beca, un cargo en el ministerio, una vivienda, etc., debe abstenerse de criticar y participar en contra de la “mano que lo alimenta”, es decir, debe asumir la obediencia y sumisión a la autoridad revolucionaria.

Los presos políticos desvelan otra de las formas de la revolución bonita militarizar a la ciudadanía, la criminalización. La revolución asume como “guarimbero” o “golpista” a todo ciudadano que participe democráticamente. Al acusado le toca huir, esconderse, o dejarse convertir en prisionero.

En la toma de Caracas, el 1ero de septiembre de 2016, mostraron, además, otro mecanismo; atacar la participación. Varios periódicos, impresos y digitales, reseñaron incidentes en los cuales unidades de transporte público fueron violentadas por grupos revolucionarios. Las personas que viajaron ese día relatan agresiones de los llamados “colectivos en defensa de la revolución”. Algunos ciudadanos escaparon a los ataques, mientras que otros entraron en el espiral de violencia.

Y recientemente, CNE y TSJ entraron en acción torpedeando la voluntad ciudadana al establecer, inconstitucionalmente, que la recolección del 20 % de firmas debe ser estadal, y que para convocar a referendo revocatorio se debe lograr el 20 % de las firmas en todas y cada una de las entidades estatales.

En coherencia con esas acciones, hay anti-políticos revolucionarios que continuamente se pronuncian en medios de comunicación para desarticular iniciativas de diálogo o negar abiertamente la posibilidad del referendo revocatorio. Ellos, a coro, estimulan a que el ciudadano asuma un lenguaje, cosmovisión y comportamiento antidemocrático.

No caigas en la provocación de convertirte en un “soldado de la patria”, en un cual sea, bien sea chavista o de oposición, que asume la guerra como el único camino posible para salir del conflicto que vivimos. Sé ciudadano que reconoce a los diferentes, escucha y dialoga, maneja constructivamente los conflictos, participa apegado a la constitución, y construye posibilidades y oportunidades de bien común para todos, en tus ámbitos locales. No te dejes desmovilizar y despolitizar, porque hoy más que nunca, en esta tragedia, el país amerita tu ejercicio ciudadano constructor de espacios de paz, justicia y bienestar para todos.

Artículos relacionados:

email