Los transgénicos, Greenpeace y los premios Nobel

FOREIGN201502101722000002881590246Carmelo Ruiz Marrero

Los defensores de la biotecnología transgénica (aparentemente) se apuntaron una el pasado 30 de junio cuando salió publicada una carta abierta firmada por sobre cien premios Nobel condenando a la agrupación ambientalista Greenpeace por su oposición a los cultivos transgénicos, en particular el llamado ‘arroz dorado’ supuestamente rico en vitamina A. Pero según activistas y expertos críticos, la muy publicitada carta ha resultado ser no más que una torpe movida de relaciones públicas.

La carta abierta, publicada en la página web Support Precision Agriculture, dice lo siguiente:

Le exhortamos a Greenpeace y sus aliados a reexaminar la experiencia de agricultores y consumidores alrededor del mundo con cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología, a reconocer los hallazgos de instituciones científicas de autoridad y agencias reguladoras, y abandonar su campaña contra los ‘GMO’ (transgénicos) en general y el Arroz Dorado en particular.

Agencias científicas y reguladoras de todo el mundo han repetido y consistentemente encontrado que los cultivos y alimentos mejorados mediante biotecnología son tan seguros como, o más seguros que, aquellos derivados de cualquier otro método de producción. Nunca ha habido un solo caso confirmado de un efecto negativo en la salud de humanos o animales por su consumo. Sus impactos ambientales han repetidamente demostrado ser menos dañinos al ambiente, y un beneficio para la biodiversidad global.” (1)

Los firmantes alegan que el ‘arroz dorado’ transgénico, que supuestamente salvaría a millones de personas en Asia que sufren de deficiencia de vitamina A, no ha sido utilizado debido a la oposición de grupos como Greenpeace. Por lo tanto, según la lógica de la carta abierta, estos activistas son responsables de perpetuar el hambre. “¿Cuánta gente pobre en el mundo debe morir antes de que consideremos esto como un crimen contra la humanidad?”, preguntan retóricamente los firmantes.

Greenpeace respondió en sólo horas. Wilhelmina Pelegrina, quien dirige la campaña de agricultura de la organización en el sureste de Asia, dijo:

“Las acusaciones de que alguien está bloqueando el arroz genéticamente modificado, son falsas… El ‘arroz dorado’ ha fallado como solución y actualmente no está disponible para la venta, incluso después de más de 20 años de investigación. Tal como lo reconoce el Instituto Internacional de Investigación sobre el Arroz, no se ha demostrado aún que pueda atender la deficiencia de Vitamina A. Así que para ser claros, estamos hablando de algo que ni siquiera existe… Este costoso experimento no ha logrado producir resultados en los últimos 20 años”. (2)

En la carta los premios Nobel no presentan datos que sustenten su aseveración de que Greenpeace ha logrado frenar el uso del ‘arroz dorado’ en modo alguno. Ni siquiera proporcionan evidencia de que este arroz pueda atender el problema de deficiencia de vitamina A. Los firmantes simplemente afirman, sin aludir a datos o estudios.

Según Silvia Ribeiro, de la organización no gubernamental Grupo ETC: “La misiva abunda en adjetivos y apelativos altisonantes, hace afirmaciones falsas y no da argumentos, por lo que parece más una diatriba propagandística de empresas de transgénicos que científicos presentando una posición.” (3)

En una columna publicada en el diario mexicano La Jornada, Ribeiro sostiene que “Para empezar, el llamado arroz dorado (arroz transgénico para expresar la provitamina A) que defienden con tanto énfasis, no existe. No por las críticas que le haya hecho Greenpeace y muchas otras organizaciones, sino porque sus promotores no han podido hacer una formulación viable, pese a casi 20 años de investigación y más de 100 millones de dólares invertidos. Tampoco han demostrado que tenga efecto en aportar vitamina A.”

En un estudio revisado por los pares y publicado el pasado 16 de abril en Agriculture and Human Values (4), Glen Davis Stone, profesor de antropología de la Universidad de Washington en EEUU, y el experto en desarrollo Dominic Glover, especialista en arroz de la Universidad de Sussex en Inglaterra, demostraron que el ‘arroz dorado’ no está listo y que la presión de activistas nada tiene que ver con la demora en su aprobación por agencias reguladoras. (5)

“El Arroz Dorado Golden Rice todavía no está listo para el mercado, pero encontramos poco sustento para la alegación popular de que activistas ambientales son responsables de demorar su introducción. Los oponentes de los GMO no son el problema”, dice Stone, principal autor del estudio.

 

“El arroz simplemente no ha tenido éxito en siembras experimentales… en las Filipinas, donde se hace el grueso de la investigación”, dice Stone. “Ni siquiera ha sido sometido para aprobación a la agencia reguladora Negociado Filipino de la Industria de Plantas (BPI).”

El señor Stone no es ningún advenedizo novato que acaba de llegar al tema. Desde 2013 dirige un proyecto de investigación financiado por la Fundación Templeton sobre el arroz en las Filipinas. En su investigación compara el ‘arroz dorado’ con otros arroces desarrollados y cultivados en las Filipinas, incluyendo las variedades industriales de la llamada ‘revolución verde’ y variedades tradicionales cultivadas desde la antigüedad en las montañas de la isla de Luzón. 

Stone tampoco es oponente de los transgénicos. “El Arroz Dorado fue una idea prometedora apoyada por buenas intenciones”, dice el científico. “En contraste con los activistas anti-GMO, argumenté que merecía una oportunidad. Pero si estamos realmente interesados en el bienestar de los niños pobres – en lugar de simplemente pelear en torno a los GMO – entonces tenemos que hacer evaluaciones no sesgadas de posibles soluciones. El simple hecho es que tras 24 años de investigación y crianza, el arroz dorado todavía está a años de estar listo para difundir.”

Queda ver de dónde los sabios del premio Nobel sacaron eso de que activistas han logrado impedir el uso del “arroz dorado”.

 

Notas

1) http://supportprecisionagriculture.org/nobel-laureate-gmo-letter_rjr.html

2) Respuesta de Greenpeace frente a la carta de premios Nobel pidiendo que revise su postura respecto al “arroz dorado”, 30 de junio 2016. http://www.greenpeace.org/mexico/es/Noticias/2016/Junio/Respuesta-de-Greenpeace-frente-a-la-carta-de-premios-Nobel-pidiendo-que-revise-su–postura-respecto-al-arroz-dorado/

3) Silvia Ribeiro. “Premios Nobel al servicio de Monsanto y Syngenta” La Jornada, 5 de julio 2016.http://www.jornada.unam.mx/2016/07/05/opinion/016a2pol

4) Glen D. Stone y Dominic Glover. “Disembedding grain: Golden Rice, the Green Revolution, and heirloom seeds in the Philippines” Agriculture and Human Values, 16 de abril 2016. http://link.springer.com/article/10.1007/s10460-016-9696-1

5) Gerry Everding. “Genetically modified Golden Rice falls short on lifesaving promises” The Source, 2 de junio 2016.https://source.wustl.edu/2016/06/genetically-modified-golden-rice-falls-short-lifesaving-promises/

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/178637

Artículos relacionados:

email