¿Logrará gira de Eulogio del Pino mejores precios del petróleo?

Víctor Álvarez R.

El Ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, Eulogio del Pino, emprendió desde el 30 de enero una larga gira por Rusia, Qatar, Irán y Arabia Saudita con el fin de explicar la propuesta para “recuperar el equilibrio” en el único mercado donde el gobierno entiende el funcionamiento de la Ley de la Oferta y la Demanda: el mercado petróleo. En los demás mercados cualquier mención a la defensa de los mecanismos de los precios es considerado neoliberalismo puro y duro.

Para sustentar la posibilidad real de recuperar y estabilizar la cotización del petróleo en los mercados internacionales, es necesario comprender las causas coyunturales y estructurales que determinan la evolución de los precios. En primer lugar, la combinación de una menor actividad económica global con una mayor producción de países No-OPEP ha provocado un exceso de oferta estimada en 2 millones de barriles diarios y, en consecuencia, el derrumbe de los precios.

En la OPEP hay visiones distintas que generan crecientes tensiones. La caída de los precios  golpea los ingresos de países como Venezuela, Irak, Nigeria que, agobiados por sus déficit fiscales y próximos pagos de deuda, requieren acciones urgentes para lograr que el precio del crudo salgan del foso en el que han caído.Pero Arabia Saudita -país que cuenta con suficientes reservas en divisas para soportar la caída de los precios-, es partidario de dejar que sea el mercado quien restaure los precios, en lugar de recortar la producción. La suspensión de las sanciones a Irán se traduce en un incremento en la oferta en torno a los 500 mil barriles diarios, cuestión que acentuará las presiones a la baja de los precios del petróleo.

Precios bajos dejan por fuera a los petróleos caros que se extraen con la técnica del fracking. Por eso importantes productores de la OPEP, en lugar de recortar, prefieren mantener su nivel de extracción. Sobre todo Arabia Saudita, que no está dispuesta a sacrificar su producción para que otros países no OPEP ocupen su cuota de mercado.

La apreciación del dólar en comparación con otras monedas de reserva también afecta negativamente los ingresos de los países exportadores de petróleo y materias primas que facturan en dólares sus exportaciones. Un mayor poder de compra de la divisa estadounidense se traduce en menos dólares por barril.

Pero lo más importante son los cambios estructurales en la matriz energética mundial debido a la difusión de las tecnologías de información que mejoran la eficiencia energética y determinan que hoy es posible producir la misma unidad de PIB con menos energía. En 2017, EE.UU. pasará a ser el primer productor de crudos con su petróleo de esquisto y dejará de comprar tanto petróleo a los países de la OPEP.

Contradicciones entre Plan de la Patria y posición de Venezuela en la OPEP

El gobierno venezolano propone una banda que opere como mecanismo activador de recortes/aumentos de la producción para estabilizar el precio del petróleo, pero contradictoriamente el objetivo N° 3 del Plan de la Patriaplantea duplicar la extracción y llevarla de 3,3 a 6 millones de barriles diarios. Habría que preguntarse, entonces, si duplicar la extracción de petróleo es coherente con el propósito de la gira de Eulogio del Pino por los países de la Opep. ¿Qué pasará con los precios cuando Venezuela pueda extraer tanto petróleo?

En materia de política petrolera, el objetivo cardinal del gobierno bolivariano ha sido reivindicar precios más justos para el petróleo, lo cual suele ir a contrapelo de maximizar la extracción del crudo. Controlar los volúmenes de producción es la mejor manera de defender un nivel alto para los precios del petróleo. Por lo tanto, duplicar la extracción puede inducir a los demás países de la OPEP a aumentar su producción, provocando así una sobreoferta de crudos que pudiera hundir los precios. Esto significaría retroceder al tiempo en que los países miembros resquebrajaron su disciplina de cuotas, aumentaron unilateralmente la producción y provocaron una sobreoferta que colapsó los precios.

Recordemos que en los años 90, PDVSA, al maximizar los volúmenes de extracción, incurrió en una frecuente violación de la cuota fijada por la OPEP y fue un factor determinante en el derrumbe de los precios petroleros. En consecuencia, si controlar los volúmenes de producción es la estrategia del gobierno para defender el precio del petróleo, al duplicar el volumen de producción -tal como lo Plantea el Plan de la Patria-, esto inducirá a los demás países de la OPEP a aumentar también su producción, lo que provocaría una sobreoferta de crudos que descalabraría los precios del petróleo y daría al traste con la aspiración de estabilizar en una banda el precio de los crudos.

Lograr mejores precios para el petróleo está en abierta contradicción con incrementar su extracción. En la lógica del mercado petrolero, estos objetivos son irreconciliables. El aumento de la producción provoca una baja en los precios, y viceversa. Este es el círculo vicioso en el que quedan atrapadas las economías que dependen de la exportación de un recurso natural, toda vez que al aumentar la extracción para obtener una mayor renta, los precios se desploman y el ingreso rentístico colapsa.

A la luz de los factores antes explicados, resulta poco probable que los precios del petróleo superen el mínimo de 40 $/b estimado para el presupuesto 2016. Sobre todo si se tiene en cuenta que el Plan de la Patria se plantea duplicar la extracción de petróleo, lo cual se contradice con el planteamiento que el gobierno venezolano ahora le hace a la OPEP de activar un mecanismo regulador para recortar la producción y defender los precios.

Siguelo en @victoralvarezr

Artículos relacionados:

email