La Virgen del Valle transforma la vida del margariteño

obispoEl obispo de la Diócesis de Margarita, monseñor Fernando Castro Aguayo, afirma que todo aquel que venere a la Patrona de Oriente, adorará y creerá en Jesucristo, en sus mandamientos y sus palabras

Dexcy Guédez

Para el obispo de la Diócesis de Margarita, monseñor Fernando Castro Aguayo, es algo maravilloso que los niños y jóvenes de la región, conozcan el misterio de la Madre de Dios, porque la presencia de la Virgen del Valle en la Isla, es la presencia de Jesucristo en las personas que creen en él y que tienen la fe católica.

“Todo aquel que venere a la Virgen del Valle, adorará y creerá en Jesucristo, en sus mandamientos y en sus palabras”, acota el prelado en los albores de la celebración de los 105 años de coronación canónica de la Virgen Marinera.

Resalta que el amor por la Madre de Dios en la advocación de la Virgen del Valle, es una afinidad muy arraigada no solamente en Nueva Esparta, sino que también se siente y expande por otros estados vecinos como Anzoátegui, Sucre, Monagas, Delta Amacuro y Bolívar, donde también celebran su día cada ocho de septiembre.

“La Virgen del Valle transforma la vida del margariteño desde el mismo momento que nace, porque al conocer a la Santa Madre, conoce la gran dignidad de Jesucristo, y por tanto la gran dignidad que tiene cada uno en sí mismo y en su familia”, enfatizó el máximo representante de la iglesia católica en esta entidad.

Insistió en que es un gran bien conocer y venerar a la Virgen del Valle, Patrona de la Armada Venezolana y de los Pescadores, desde el mismo momento que se abren los ojos al mundo como sucede en esta región de Venezuela.

Considera que es verdadero tesoro que se tiene en Margarita, que demuestra el amor de Dios, en toda la feligresía que adora y siente a la Virgen del Valle como su madre.

Muy cerca de la madre de Dios

“Me estás confesando en público”, respondió al consultársele si ha sentido algún cambio en su vida espiritual y religiosa desde que asumió el cargo como Obispo de la Diócesis de Margarita.

“La Madre de Dios, la Virgen del Valle, me ha hecho entender que estando cerca de ella todos podremos ser mejores. Yo he notado que el pueblo de Margarita cuenta con la protección permanente de la Madre de Dios. La gente es mejor cuando en verdad cree en ella y en Jesucristo”, enfatizó monseñor Castro Aguayo.

Expresó no tener dudas que eso transforma a las personas y a las familias, al tiempo que mueve los corazones a cumplir los mandamientos y a vivir el amor y la caridad.

El prelado resaltó que todas las advocaciones de la Virgen María son bendiciones para el pueblo cristiano y que cada uno tiene sus propias características, sin embargo, aunque considera “odioso” comparar, admite que la presencia de la Virgen del Valle, se siente no solamente en Nueva Esparta sino en todo el Oriente, en otros rincones del país y del mundo donde se le siente y adora.

Celebración todo el año

El obispo de la Diócesis de Margarita, subrayó que no puede expresar lo que pasa con otras advocaciones, pero sabe que la Virgen del Valle se celebra en Margarita todo el año, y no solamente el ocho de septiembre cuando la dirigencia de la iglesia católica y la feligresía se concentran en el campo eucarístico para recordar su coronación canónica.

Caminar con María

El máximo representante de la iglesia católica en esta entidad, envió un mensaje a la feligresía, invitándole a caminar con María. “No se trata de festejar el ocho de septiembre, sino que se trata que la Virgen del Valle nos acompañe siempre como quien nos lleva a la familia de su hijo Jesucristo, a la de San José y a la familia de ella. Debemos caminar con ella porque al hacerlo, también seremos mejores ciudadanos, mejores margariteños, mejores católicas, mejores creyentes y mejores en todos los sentidos”, enfatizó.

Fuente: http://elsoldemargarita.com.ve/posts/post/id:175007/_La-Virgen-del-Valle-transforma-la-vida-del-margarite%C3%B1o-desde-su-nacimiento_

Artículos relacionados:

email