¿El CNE de espaldas al país?

rondon-luis-emilio-e1431111340394-600x378OEV*

El pasado 21 de octubre, el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció al país, otra vez tardíamente, la decisión tomada respecto a las fechas para la recolección del 20 % de solicitudes del Referendo Revocatorio Presidencial, así como las condiciones principales en las que tal evento se llevaría a cabo. Es de destacar que esas decisiones no fueron tomadas por unanimidad, ya que el Rector Luis Emilio Rondón salvo su voto.

Acerca de las condiciones fijadas

Con referencia a ese anuncio, el Observatorio Electoral Venezolano (OEV) considera importante advertir que las condiciones establecidas parecieran vulnerar de diversas maneras un derecho ciudadano, establecido en la Constitución Nacional, al dificultar notablemente el ejercicio del mismo.

En primer lugar, la comunicación del CNE, hecho pública el 21 de septiembre como nota de prensa en su portal oficial, no es claro cuando señala que la recolección se llevará a cabo por estados, originando así dos interpretaciones. Según la primera, dicha nota se limita a indicar la cantidad de centros y mesas disponibles en cada Estado, de manera de que su distribución sea proporcional a la población electoral y de acuerdo con la segunda, pudiera entenderse que el 20 % de voluntades deberá satisfacerse en cada uno de los estados, como se hizo con la validación previa del 1 %. Son muchos los que han interpretado que el anuncio apunta a la segunda opción. De ser cierta esta interpretación se estaría con ello contrariando abiertamente el artículo 72 de la Constitución que indica que un número no menor de veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato. El Presidente es electo en una única circunscripción, la nacional, y es el 20 % de los electores de esa circunscripción los que tienen derecho a hacer esa solicitud. Posteriormente la Rectora Socorro Hernández, en entrevista televisada, ante la pregunta directa del entrevistador sobre lo que ocurriría si en un único Estado no llegase a superarse el 20 % y en todos los restantes sí, afirmó que sí habría revocatorio. El OEV le exige al CNE que despeje toda duda sobre este crucial asunto.

Cabe indicar, en segundo término, que el reducido número de centros y máquinas que colocará el CNE, vuelve imposible, en la práctica, que los casi veinte millones de venezolanos, con derecho a participar en la consulta, puedan hacerlo e, igualmente, aún para el 20 por ciento de los electores requeridos por la legislación vigente.

A lo anterior es conveniente añadir, en tercer lugar, que no se anuncia la ubicación de los centros y de las máquinas, solo se precisa su número por estado. El OEV considera que la información debe ser completada y dejar claro que tal distribución se hará teniendo en cuenta el punto de vista geográfico y poblacional.

Acerca de la fecha del Referendo

El CNE también anunció que las fechas para la recolección del 20% de solicitudes se demoraría más de un mes (para los días 26, 27 y 28 de octubre). Y expresa, así mismo, que de cumplirse la recolección del 20% en todos los estados, el referendo tendría lugar a mediados del primer trimestre del año 2017. Adicionalmente precisa, que luego de verificar si se recogió el 20% requerido, haría el anuncio de procedencia del RR a finales de noviembre. Cabe aquí preguntarse cómo es que el CNE, que puede en apenas un día dar resultados de elecciones bastante más complicadas, demora un mes en este caso. El OEV estima que con este inexplicable retardo se ignora el principio de celeridad establecido en nuestra legislación, alterando las consecuencias políticas derivadas del referendo revocatorio.

¿Sesgo político?

Las anteriores son exigencias y condiciones que parecen apartarse de las normas establecidas, de experiencias previas en eventos similares y del sentido común democrático. Se trata, igualmente, de exigencias que traban la normal activación del referendo y que, resulta importante advertirlo, coinciden con opiniones emitidas previamente, y en forma reiterada, por varios dirigentes del oficialismo, incluido el propio Presidente de la República, y cuyo abierto propósito ha sido impedir el referendo. El anuncio, en fin, siembra dudas razonables respecto a la imparcialidad del desempeño del CNE como árbitro electoral y parece colocarlo de espaldas al país.

Como lo han expresado el OEV, otras organizaciones y según lo registran variadas encuestas, el referendo representa para la mayoría una manera democrática y legal de comenzar a superar la crisis que agobia al país. Con los obstáculos y limitaciones que ha ido oponiendo a su realización, el CNE actúa de manera ilegal y sobre todo ilegítima. En suma, el CNE dificulta la posibilidad de una solución pacífica y democrática a los severos problemas que confronta el país. No hay impedimentos legales, tecnológicos o logísticos para que el Referendo Revocatorio Presidencial pueda adelantarse este mismo año. El CNE, como ha mostrado en otras oportunidades, puede hacerlo, pero como que no quiere.

*Observatorio Electoral Venezolano 

Artículos relacionados:

email