Barlovento: no a la violencia contra la mujer

guerrillera-argelia-layaJesús Chucho García

Violencia contra la mujer es cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico, tanto en el ámbito público como privado

La violencia no es solo física, sino también psicológica, verbal y también se caracteriza por la falta de tener acceso a los medios básicos para la sostenibilidad del hogar. La ausencia de la responsabilidad paterna es otro factor de dimensiones profundas, ya que esos hombres (muchos son así en Barlovento), son como las tortugas, que ponen los huevos y se van. Son barlotortugas. El 25 de noviembre fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas como el Día internacional de la violencia contra la mujer. ¿Cuándo el Ministerio de la Mujer irá a Cumbo y Las Delicias, ante el asesinato de las mujeres barloventeñas?

 ¿Por qué un día?

La Convención Interamericana expresa que debe entenderse por “violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico, tanto en el ámbito público como privado”. Más adelante agrega que “Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos”.

Según los argumentos de las Naciones Unidas, la violencia contra la mujer es una violación contra los derechos humanos. La violencia contra la mujer es consecuencia de la discriminación que sufre tanto en las leyes como en la práctica, y la persistencia de desigualdades por razón de género. La violencia contra la mujer afecta e impide el avance en muchas áreas, incluidas erradicación de la pobreza, la lucha contra el Sida, la paz y la seguridad. La violencia contra las mujeres niñas se puede evitar. La prevención es posible y esencial. La violencia contra la mujer sigue siendo una pandemia global.

En el mundo de hoy y sobre todo en las comunidades afro sufren violencia en su vida. Hemos escrito sobre la desaparición física de lideresas barloventeñas, como reflejo de la espiral de la violencia en nuestra comunidad. Es imperante, insisto de nuevo, un plan de prevención y de trabajo familiar en nuestras comunidades, pues no es un secreto para nadie que en muchos de los hogares barloventeños son jefes de hogar las mujeres, son quienes tienen que, además de trabajar, hacer las interminables colas para conseguir el alimento diario de sus hijos. La mujer barloventeña es digna de admiración y por lo tanto las instituciones deben abocarse a acompañar los procesos de liberación contra cualquier tipo de opresión que las acose. Como dijo una mujer sabia, Argelia Laya, ganarse una mujer es ganarse una familia para una trasformación radical de la sociedad.

Es necesario una jornada en Barlovento

Como es conocido por todos, el próximo 10 de diciembre también es el Día de los derechos humanos. Se trata entonces desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre de iniciar una campaña de sensibilización sobre mujer y derechos humanos. Aunque sea en pequeña escala hay que comenzar a profundizar en el rosario de leyes que benefician a la mujer barloventeña, aprobadas en estos diecisiete años de proceso bolivariano. No bastan las leyes, si no las concientizamos como sujetos y sujetas de hecho y de derecho. Hay que romper el cerco del paternalismo estatal que ha conducido a introyectar el patriarcado. Hay que retomar las enseñas de nuestra Argelia Laya, que una vez me dijo en su jaragual, a orillas del río Guapo, en San Antonio: “Oye Chucho… nunca me deje humillar, ni por ser mujer ni por ser negra”.

CHU CHE RÍAS

-Sixto Hernández es un militante de la causa afrodescendiente y militante del Movimiento Afrorevolucionario Juan Ramón Lugo. Sixto fue designado orador de orden por el día del músico en el municipio Andrés Bello. Allí Sixtico dijo lo siguiente: “La música ha jugado un papel determinante en los procesos de liberación contra la cultura dominante, que siempre ha impuesto su música como un recurso para controlar la clase dominada y desplazar la música de la clase oprimida. Por otro lado, la música de los pueblos y las clases oprimidas ha sido un recurso determinante para su propia liberación. La música, al igual que la espiritualidad, ha constituido un anclaje para resistir ante cualquier forma de opresión y alienación. En este sentido podemos decir que en Barlovento no solo se dio el cimarronaje para liberar a los cuerpos a que fueron sometidos forzosamente por el sistema esclavista colonial, sino que también fue la más alta expresión del cimarronaje para preservar las diferentes estructuras rítmicas y los diversos instrumentos musicales de origen africano que aún se conservan en las comunidades afrobarloventeñas como resultado de un largo proceso de cultura de resistencia. La cultura barloventeña y con ella la música, no ha sido considerada en los planes de desarrollo por parte de los gobiernos nacionales, regionales y municipales, en el sentido de que nunca ha existido un presupuesto digno para preservar las expresiones musicales y sus instrumentos en la perspectiva de la afrobarloventeñidad. Y, por otro lado, los planes de inversión municipal en material cultural son casi inexistentes. Es preciso mencionar que el actual “Gobernador” del Estado Miranda eliminó de la estructura de la gobernación el Instituto Regional de Cultura. (¿Dónde fue a parar el presupuesto?)

——–Fue entregado al diputado regional Johan Ponce una propuesta del plan de prevención y desarrollo cultural para hacérselo llegar al doctor Américo Mata, presidente de Corpomiranda, y aún no nos dan respuestas, mientras que nuestros jóvenes siguen sin rumbo.

———A Viky Urbina, madre ejemplar, nuestro pésame por la irreparable pérdida de su hijo Kervin Piñerúa en Turquía.

“La violencia contra la mujer sigue siendo una pandemia global. En el mundo de hoy y sobre todo en las comunidades afro sufren violencia en su vida.”

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/182028

Artículos relacionados:

email