200 educadores de Venezuela: siglo XVIII al siglo XXI

portada_200Jesús María Aguirre s.j.

A lo largo de 760 páginas se despliegan doscientas reseñas biográficas de educadores significativos, que han desplegado su labor profesional y pedagógica durante los doscientos años de historia patria. El esfuerzo exitoso de recabar el universo de referencias, seleccionar los protagonistas y coordinar a los escritores, se ha debido principalmente al Dr. Leonardo Carvajal, destacado investigador, que une sus dotes profesionales a las investigativas.

Destacamos el intento de superar los sesgos ideológicos acogiendo solamente los simpatizantes de una dirección política o de una taxonomía elitista. Científicos prominentes y educadores populares, descreídos religiosos y sacerdotes piadosos, mujeres destacadas y varones prominentes, promotores de la educación liberal y simpatizantes del socialismo del siglo XXI, encuentran un lugar en este mural impreso, que queda abierto al futuro con una lista nutrida para un desarrollo ulterior.

El mismo coordinador expresa claramente la voluntad metodológica de incluir los nativos e inmigrantes, investigadores y gestores, creyentes y agnósticos, cristianos y judíos, y, la inequidad no proviene tanto de la perspectiva exclusivista del coordinador, sino del hecho factual de las desigualdades históricas. Así, por ejemplo, 169 de los biografiados son hombres y tan solo 31 mujeres. Cualquier afijación proporcional sobre otras variables reflejaría los desniveles de una sociedad diversa y estratificada. Precisamente la toma de conciencia de estas disparidades es la que puede permitir su superación.

Un libro necesario para la memoria de un país por cuanto los 17 años del régimen actual, empeñado en una lobotomía de todas las células venezolanas, que no vayan marcadas con el sello chavista. Un trabajo que nos reconcilia con el país y con los educadores de diversos niveles y tendencias sin chauvinismos, ni fundamentalismos ideológicos. Una publicación pensada para superar las fronteras entre la educación pública y privada y, sobre todo para eliminar las fronteras creadas por la revancha política y el resentimiento. 

Una empresa riesgosa, cuyos resultados no se verán tanto hoy, como en un futuro próximo cuando se superan los tics neuróticos de renegar de una parte del país.

Desde el punto de vista editorial echamos de menos un índice alfabético que facilite la localización rápida de los biografiados en una publicación tan voluminosa.  Tal vez en una edición digital pueda subsanarse este límite.  Una obra que nos reconcilia con el país y nos dota de esperanza.

Artículos relacionados:

email