Un futuro para Pdvsa

José R. Medina

4.1.1_Wilfredo RodríguezHan pasado ya más de diez años desde que el Gobierno tomó el control absoluto de la industria petrolera  y decidió cambiar la misión y visión de dicha empresa; alineándola con el modelo país que el difunto presidente Chávez instauró en Venezuela. Pdvsa se convirtió en el pilar fundamental de la revolución del siglo XXI, imponiéndose una nueva visión en la que se priorizó la actividad social por encima del trabajo técnico y medular; empezaron a surgir así filiales como Pdval, Pdvsa Agrícola, Pdvsa Industrial, entre otras. El problema con este cambio dentro de la industria no tiene que ver con el modelo idealista planteado, el problema surgió por la mala ejecución del mismo. La mayor parte de los cambios se dieron desde lo visceral y sin una estrategia clara y definida; dentro de la nueva visión lo que predominó fueron los ideales políticos dejando a un lado el deber ser y los mejores manejos técnicos. En la actualidad es fundamental redireccionar la empresa de tal manera que sea capaz de brindar beneficios para el país, ya que con el barril del petróleo por el piso, la actual Pdvsa apenas es capaz de cubrir sus gastos; y ni pensar en seguir llevando al país en sus hombros.

 Políticas externas

En este momento, desde el punto de vista de las políticas globales externas a la empresa pero que indudablemente afectan su desenvolvimiento, uno de los cambios más importantes que necesita realizar el Gobierno para oxigenar Pdvsa es la devaluación de la moneda, ya que al igual que el país, la empresa no es capaz de planificar bien sus finanzas. Un bolívar sobrevaluado no le permite realizar las inversiones en infraestructura o mejoras en los beneficios para el personal, ya que las inyecciones de dinero que se consiguen mediante el BCV son no estructuradas por lo que solo sirven de pañitos de agua tibia, sin lograr solventar los problemas que acongojan a la empresa y se convierten en más endeudamiento para la transnacional. La mayor parte de las divisas que le entran a Pdvsa son absorbidas por el Gobierno a la tasa más baja, por lo que el ingreso en bolívares de la empresa es muy bajo, cuando se compara con las otras tasas oficiales que son alrededor de 2 y 8 veces más altas que la utilizada.

También es momento que Pdvsa se deslinde de las filiales no medulares, y que estas pasen a ser controladas y financiadas directamente por el Gobierno central si es de su interés mantenerlas a flote. De esta manera Pdvsa se puede dedicar exclusivamente al negocio de la explotación, refinación y venta de hidrocarburos, y así volver a brindar dividendos fundamentales para la nación. Las finanzas de Pdvsa se han visto comprometidas desde hace muchos años por una cola de prioridades a la hora de realizar los pagos. El flujo de caja se ha orientado hacia el pago de todas aquellas deudas que pueden capitalizar alguna ganancia política, dejando de último los pagos de aquellas inversiones o gastos fundamentales para el funcionamiento adecuado de la industria, originando que los proveedores de servicios de la corporación incrementen los costos e incluso dejen de brindar a tiempo el soporte para el cumplimiento de muchos proyectos.

 Políticas internas

 Despolitización de la industria

4.1.2_Wilfredo RodríguezEs imperativo desligar a la corporación de la politización interna en la que se ha visto envuelta. Esto ha llevado, en primer lugar, a la confrontación de los trabajadores de distintas tendencias políticas. Como consecuencia, puede observarse que a mucho personal capacitado y necesario para el mejor funcionamiento de la industria se le niega la posibilidad de ofrecer su aporte para el resurgimiento de la misma. Además, en segundo lugar, la postura política de la empresa la ha llevado a desligarse de muchos convenios que tradicionalmente la industria mantenía con las principales universidades del país, causando así el retraso tecnológico de la empresa y el decaimiento en el potencial investigativo de dichas entidades.

Reorientar el modelo de gestión

La nueva Pdvsa dejó a un lado la llamada meritocracia y le dio paso a un sistema de selección de personal basado sobre todo en la ideología política oficial, que veta a aquellos que no demuestren simpatía por la misma. Aunque se pueda entender de parte del Gobierno su desconfianza para colocar en puestos claves a personal no asociado a sus bases, este modo de proceder ha sido quizás uno de los mayores perjuicios que se le causó a la industria, puesto que muchas veces los que pasaron a dirigir las operaciones y a tomar las decisiones no han tenido mayor mérito que el estar inscritos en algún partido político.

Es importante reconocer los fallos del antiguo modelo gerencial dentro de la industria. Este hizo que la industria se convirtiera en un ente elitesco donde no había reflejos de conciencia social y donde el trabajo diario interno era un buen ejemplo de la explotación del hombre por el hombre. Ejemplo de lo que decimos es que el personal no técnico era abiertamente marginado. No cabe duda que un cambio de paradigma era urgente para poder incluir a los trabajadores de los escalafones más bajos y buscar un equilibrio social. Pero el resultado fue lo contrario. El rumbo que tomó la nueva administración fue voltear la tortilla y en vez de buscar equilibrar lo existente, decidió no necesariamente mejorar a los trabajadores más desfavorecidos previamente, sino degradar los beneficios de los trabajadores más preparados para así crear una pseudo-equidad en la decadencia.

Mejoramiento de las políticas laborales

En la actualidad los trabajadores técnicos de la industria petrolera se encuentran extremadamente descuidados por la dirección de la corporación. Los empleados reciben bajos salarios, carecen de beneficios y cuentan con pocos incentivos para la identificación con la empresa en la que trabajan, ya que se recompensa el seguimiento de un movimiento político por encima de valorar el trabajo eficiente y necesario.

SONY DSC

Es necesario propiciar políticas que promuevan el compromiso del trabajador con la empresa, bien sea con programas que inciten a la identificación consciente con la misma o bien programas en los cuales la empresa brinde alicientes con los que el trabajador se vea atado a la corporación por periodos prolongados; hace diez años, por ejemplo, la empresa contaba con préstamos de compras de vivienda con los que el empleado era capaz de adquirir en su totalidad una vivienda digna, pagándola con años de servicio, sin tener que recurrir a la banca privada y creando una relación de ganar-ganar con la corporación; en la actualidad los préstamos de vivienda que ofrece Pdvsa no son capaces en muchos casos de cubrir 10 % del costo de un apartamento, dejando al empleado en posición de tener que recurrir a endeudamientos externos o inclusive  causando, en muchas oportunidades, que los trabajadores foráneos renuncien y vuelvan a sus ciudades de origen. Estas renuncias se traducen en la perdida de dinero, tiempo y capital humano para Pdvsa, ya que este personal saliente ha sido instruido y preparado a lo largo de los años en diversas pericias fundamentales a la corporación.

Los bajos salarios en la industria han generado que mucho del personal técnico, pieza fundamental para el desarrollo de la misma, vea afectado su desempeño laboral al verse envuelto por la gran debacle económica en la cual se encuentra el país, causando que las preocupaciones del día a día mermen la voluntad del trabajador o hasta lo hagan recurrir a métodos alternativos para conseguir ingresos con los que puedan sustentar sus hogares, como las ventas informales y/o otros trabajos. Por lo tanto, es necesario dignificar el trabajo técnico dentro de la industria, aumentando salarios y beneficios, dado que actualmente un profesional recién egresado de la universidad, de una carrera de cinco años, entra ganando a Pdvsa por debajo de dos salarios mínimos, y los que ya tienen alrededor de quince años dentro de la misma, incluso poseyendo educación de 4to grado, no ganan más de cuatro salarios mínimos. Si tomamos en cuenta que para la fecha la canasta básica en Venezuela se acerca a los siete salarios mínimos, podemos observar cómo resulta poco apetecible trabajar en la primera industria del país.

Cuidado de las áreas tradicionales de producción

Si bien es cierto que el petróleo de la Faja del Orinoco, convirtió a Venezuela en el país con las mayores reservas de hidrocarburo del mundo, el manejo actual de Pdvsa ha descuidado la producción de las áreas tradicionales de crudo liviano y mediano dentro del país y ha enfocado todos sus recursos en incrementar la producción del crudo pesado de la faja; producción que resulta estéril si no se puede comercializar en el exterior. Este petróleo pesado debe ser mejorado para poder realizar su venta, y dado que la capacidad de los mejoradores existente en el país no es suficiente para todo el crudo producido, se termina recurriendo a la mezcla con crudos livianos comprados fuera, como estrategia de venta, en lugar de haber mantenido o aumentado la producción convencional interna. Es importante que Pdvsa empiece a invertir en la reactivación y resurgimiento de las áreas tradicionales para que estas apalanquen el crudo de la faja y así no tener que recurrir a la compra de crudo liviano a otros países para poder comercializar nuestro petróleo.

Revisión de la gestión de las empresas mixtas

El Gobierno dio apertura a las empresas extranjeras mediante la conformación de las empresas mixta, gracias a lo cual se crearon empresas de capital privado y público donde, por ley, Pdvsa es poseedor de al menos 50 % de las acciones de las mismas. Estas empresas debían aportar tecnología y conocimientos para el mejor manejo de los yacimientos, siempre bajo la supervisión del socio mayoritario, dígase el Gobierno. En la práctica, Pdvsa ha servido de piedra de tranca para las empresas extranjeras, sumergiéndolas en gran cantidad de burocracia y en muchas ocasiones limitando el potencial de los proyectos, por lo que se deben realizar ajustes lo antes posible para permitir que estos socios extranjeros sean capaces de brindar sus aportes en función de maximizar la productividad dentro de sus empresas, y así poder contribuir al aumento de la producción de la nación.

La oportunidad que ofrece la coyuntura

Al igual que muchas empresas privadas alrededor del mundo, es importante aprovechar el bajón en los precios del petróleo para evaluar a fondo Pdvsa y así reestructurarla, depurando su estructura en función de aumentar su productividad –ya que las bonanzas económicas suelen permitir el derroche de muchos recursos sin que sea evidente–, y con esto conseguir que la empresa sea capaz nuevamente de producir grandes dividendos para el país.

Artículos relacionados:

email