Trata de personas: Anesvad lo sitúa como tercer negocio ilegal más lucrativo del mundo

Hablar de la trata de personas es hablar del tercer negocio más lucrativo del mundo tras el narcotráfico y la venta ilegal de armas, señala Anesvad, una ONGD independiente y aconfesional que tiene como fin contribuir a la promoción y protección de la salud entendida como un derecho fundamental.
trata de personas

periodistas-es.- Anesvad considera que para conseguir este objetivo es vital concienciar a las autoridades, y ha promovido un estudio con la colaboración de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM) que radiografía con detalle las consecuencias sobre la salud en aquellas personas víctimas de la trata con fines de explotación laboral o sexual en varios países asiáticos, entre ellos Tailandia, Camboya y Vietnam en la región del Mekong.

El estudio se dio a conocer el pasado 27 de febrero en Bangkok, en el Centro de Corresponsales Extranjeros de Tailandia ante autoridades políticas, organizaciones de la sociedad civil y periodistas internacionales, que pudieron valorar datos cuantitativos y cualitativos del impacto social y sobre el contexto físico y psicológico de las víctimas de la trata, informó la coordinadora de Comunicación de Anesvad, Pilar Matías.

Entre los supervivientes de la trata encuestados se encontraron altos niveles de abuso y daños graves asociados con la trata de seres humanos, problemas graves de salud física y mental que experimentan los hombres, mujeres y menores víctimas de trata que se ven abocados por mafias a trabajos forzosos y la explotación sexual en el sudeste asiático.

El estudio destaca el abuso físico y psicológico frecuente, así como las duras condiciones de trabajo de las víctimas en sectores como la agricultura, fábricas o la pesca.

Este estudio, que se encargó para contribuir al posicionamiento de Anesvad en materia de trata y salud, ha aportado información y conocimiento relativa a la trata de seres humanos y sus consecuencias sobre la salud, que se utilizarán por Anesvad para lleva a cabo proyectos de desarrollo contra la trata y para abordar las secuelas físicas y psíquicas de víctimas en países como Laos, Camboya, Tailandia, Vietnam, Bangladesh o India.

Las víctimas de la trata en el Mekong

Los investigadores de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHMT) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hicieron entrevistas cara a cara con 1015 supervivientes de la trata en centros de acogida y reinserción social de Tailandia, Camboya y Vietnam. Siendo los principales sectores de explotación: la trata con un fin sexual (32 %), la pesca (27 %), y las fábricas (13 %).

Los investigadores preguntaron a los participantes acerca de su vida y de las condiciones de trabajo, las experiencias de violencia y las consecuencias sobre la salud física y mental. También se han medido los síntomas de ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático.

Casi la mitad de los participantes (48 %) habían sido objeto de abusos físicos o sexuales (o ambos) y muchos sufrieron violencia en forma de arma blanca, y en otros casos golpes y asfixia. El 61,2 % presentaron síntomas de depresión y aproximadamente las dos quintas partes presentó síntomas de ansiedad (42,8 %) y/o trastorno de estrés postraumático (38,9 %).

Los participantes que experimentaron excesivas horas extraordinarias en el trabajo forzoso: con la libertad restringida, malas condiciones de vida, amenazas o violencia grave fueron más propensos a informar problemas de salud mental.

La autora principal del estudio, la doctora Ligia Beso, profesora de Epidemiología en la London School of Hygiene & Tropical Medicine, afirma: “Nuestros resultados ponen de relieve que los supervivientes de la trata en el sudeste asiático necesitan urgentemente el acceso a la atención de salud (de inicio en la atención primaria y luego especializada) para hacer frente a una serie de necesidades, y que el cuidado de la salud mental debe ser un componente esencial de este. La investigación es necesaria para identificar formas eficaces de apoyo psicológico que se pueden implementar fácilmente en entornos de bajos recursos y en poblaciones multiculturales”.

Las principales conclusiones sobre el trabajo y las condiciones de los participantes son:

  • El 48 % han sufrido una experiencia física y/o de violencia sexual (481 de 1.015 participantes).
  • El 35 % de las mujeres y las niñas reportaron violencia sexual (198 de 566 mujeres y niñas).
  • El 47 % fue amenazado (478 de 1.015 participantes) y el 20 % (198) fueron encerrados en una habitación.
  • El 70 % de los participantes con datos disponibles trabajó siete días de la semana (685 de 985 participantes).
  • El 30 % de los participantes con datos disponibles han trabajado al menos 11 horas por día (296 de 989).

Las principales conclusiones sobre los resultados de salud entre los participantes son:

  • El 22 % (222 de 983 participantes con datos disponibles) habían sufrido una lesión grave en el trabajo, tales como cortes profundos, lesiones en el cuello o espalda, lesiones en los ojos o incluso perder una extremidad.
  • Sólo el 28 % de ellos informó haber recibido atención médica por la lesión (62 de 222): dolores de cabeza, mareos y dolor de espalda fueron los problemas de salud física más frecuentes.
  • El 61,2 % de los participantes reportaron síntomas de depresión.
  • El 42,8 % reportó síntomas de ansiedad.
  • El 38,9 % reportó síntomas de trastorno de estrés postraumático.
  • El 5,2 % había intentado suicidarse en el último mes.

La doctora Cathy Zimmerman, autora del estudio de la London señala: “Nuestro estudio muestra que no hay un perfil único de una víctima de trata. Hablamos con hombres, mujeres y niños de todas las edades, de diferentes países, y con una gama de experiencias de explotación distintas”.

“Creemos que la amplia variedad de sectores laborales en los que se produce el abuso, muestra claramente la necesidad de una mayor regulación gubernamental en estos países, más normas de salud y seguridad estrictas, y las inspecciones periódicas de los sectores que son susceptibles a la trata de personas”, afirma Zimmerman, miembro del Centro de Violencia de Género y Salud de la ‘London School’.

“La explotación de los seres humanos viene de lejos, aunque es desalentador ver que existe la trata de personas en tales proporciones en el siglo XXI: es la esclavitud moderna”, sentencia la doctora.

Artículos relacionados:

email