Otro tráfico, por Maruja Tarre

Maruja Tarre

Recientemente, entre las numerosas noticias de Venezuela, leí que Maduro había organizado un “concurso de talento” para Misses y otras bellezas, en el yate del Emir de Qatar en los Roques. No le hice mucho caso al pintoresco evento hasta que, por casualidad, vi uno capítulos de una telenovela brasilera que trata sobre el tráfico de mujeres hacia el Medio Oriente.

LosRoques-Venezuela

La descripción de la víctima en la telenovela es tan similar a lo que ocurre en Venezuela, que realmente quedé impresionada. Una madre soltera, joven, bonita, pasando trabajos en una favela. Conoce a alguien que le ofrece un trabajo en el exterior, por poco tiempo y buen sueldo en dólares. Cae así presa en una red internacional de prostitución que la convierte prácticamente en esclava. Recordé entonces haber leído en alguna parte que Venezuela está clasificada entre los peores países del mundo en cuanto a tráfico de mujeres y niños con fines sexuales. Una búsqueda elemental en Google me confirmó mis sospechas: en todas las noticias sobe prostitución internacional aparece inmediatamente Venezuela, con su miseria y fama de mujeres bonitas. Incluso en una descripción de la policía francesa sobre prostitutas en el Festival de Cannes aparece hasta el nombre de un proxeneta venezolano.

Este es un tema que desconozco y estoy segura que en Venezuela deben existir sociólogos y trabajadores sociales que lo han investigado. Pero como observadora del acontecer político me pregunto algunas cosas. ¿Qué tipo de talentos se buscaba en ese concurso en el yate del Emir de Qatar? ¿Por qué lo patrocinó el Presidente del país? ¿Cómo es posible que la Armada venezolana estuviera custodiando el evento? ¿Otro lucrativo tráfico para los socialistas del siglo XXI? ¿Maduro se siente cómodo exhibiendo muchachas venezolanas en el yate de un jeque?

Nota: artículo de opinión censurado en el diario El Universal.

Artículos relacionados:

email