¡NO BOTES TU VOTO!

Antonio Pérez Esclarín  

Voto

El Papa Pío XI escribió  que la política es la forma suprema de la caridad, y el Concilio Vaticano II llamó a la política “ese arte tan difícil y tan noble”. Es un arte difícil porque supone superar esa práctica habitual que ha degradado la política a mera politiquería, a retórica, negocio o espectáculo. La política auténtica entiende y asume  el poder  como un medio esencial para  servir, para  buscar, más allá de las aspiraciones individualistas o de grupo, el bien de toda la sociedad.  Por ello, y siguiendo al Concilio Vaticano II, la política es también  un arte noble porque el servicio que está llamado a prestar es la búsqueda del bien común, que hace posible la paz y la concordia.

En consecuencia, la política nos concierne a todos. Nadie, mucho menos un católico o cristiano en general, puede vivir sin preocuparse y ocuparse  por la suerte de los demás, en especial de los más necesitados. La política, en consecuencia, es el ejercicio de un amor eficaz a los demás. Lleva en su propia entraña la dimensión ética, ya que nos exige considerar como propias las  necesidades de los otros, e implicarnos en su solución.  Si la política  olvida su raíz ética se convierte en mera politiquería, camino a la ambición,   a la corrupción, a la utilización de lo público en beneficio propio o de los suyos.  La politiquería no sólo degrada a los falsos políticos, sino que provoca un enorme daño a la sociedad  pues imposibilita el bienestar general.

Se acerca el día en que elegiremos  a nuestros representantes a la Asamblea Nacional.   Es un día transcendental para el futuro de la Patria, es decir, para nuestro futuro y el de nuestros hijos y nuestros nietos.   El voto es un medio privilegiado de ejercer nuestra ciudadanía y resolver de un modo pacífico nuestras diferencias. Somos nosotros, los ciudadanos,  los dueños del poder  y, mediante el ejercicio del voto,  seleccionamos a los que creemos van a representarnos y servirnos mejor. Los elegidos no deben olvidar que nos representan a todos y no pueden prostituir la política y prostituirse ellos como políticos beneficiando sólo a sus  seguidores.

Todos debemos votar de un modo consciente, siendo fieles tan sólo a nuestra conciencia. No votar es renunciar a la ciudadanía y dejar a los demás que elijan por ti. ¡No botes ni vendas  tu voto! Si no votas, no tienes luego derecho a quejarte o a reclamar. Por ello, el voto no puede ser un ejercicio irracional. No podemos votar movidos por la presión,  el miedo,   por intereses  egoístas o en pago a algunos favores recibidos. Tampoco se trata de arrastrar a otros a que voten como  queremos. Si alguien ha sido objeto de presiones o chantajes para  condicionar su voto, esa debería ser una razón poderosa para votar  con valor en contra de esa forma mezquina de entender la política  que niega en sus raíces la esencia del voto como un acto de la  conciencia.  Debemos respetar la soberanía de cada elector, insistiendo en que el voto es secreto, y que nadie puede ser censurado, excluido o perseguido por su voto. Después de votar,  debemos estar vigilantes para que los resultados expresen realmente la voluntad de los electores. Por ello, no sólo hay que votar a conciencia y con valor,  sino que tenemos que estar listos para defender nuestros votos.

pesclarin@gmail.com 

@pesclarin        

www.antonioperezesclarin.com

Artículos relacionados:

email