Los vecinos: defensores del derecho a la ciudad

José G. Delgado H.*

DiaDelVecino

El pasado 3 de octubre se celebró el Día del Vecino, una iniciativa del Movimiento Vecinal en memoria de una lucha vecinal local en Caracas, específicamente en el sureste, en 1981, cuando las comunidades organizadas de Caracas recogieron ese día más de 20.000 firmas contra la Ordenanza AE, del Concejo Municipal de Petare: Ordenanza del Sureste o de la Hoya Baruta-El Hatillo.

A la vista de este ejemplo, siempre hemos mantenido que los vecinos son los verdaderos defensores del Derecho a la Ciudad, un derecho de nueva generación, que ya tiene su propia carta de ciudadanía en el ámbito mundial, gracias a una iniciativa de la sociedad civil, organizaciones y movimientos urbanos, articulado en defensa de la calidad de vida, así surge la CARTA MUNDIAL POR EL DERECHO A LA CIUDAD, un documento que debe llevarnos a la reflexión y la acción (http://www.cisdp.uclg.org/). Esta Carta Mundial es promovida desde el I FORO SOCIAL MUNDIAL (2001) en defensa de la ciudad y su entorno social, desde un enfoque integral de los derechos humanos.

Solo como referencia quiero destacar los principios que orientan el Derecho a la Ciudad, de interés fundamental para las luchas vecinales que encuentran su inspiración en el esfuerzo colectivo por la defensa del ambiente, es una orientación que se deriva de esta Carta Mundial, como principios y fundamentos estratégicos del Derecho a la Ciudad:

  1. Ejercicio pleno de la ciudadanía y gestión democrática de la ciudad.
  2. Función social de la ciudad y de la propiedad urbana.
  3. Igualdad, no discriminación.
  4. Protección Especial de Grupos y Personas en situación de vulnerabilidad.
  5. Compromiso social del sector privado.
  6. Impulso de la economía solidaria y políticas impositivas progresivas.

El Derecho a la Ciudad es definido como el usufructo equitativo de las ciudades dentro de los principios de sustentabilidad, democracia, equidad y justicia social. Es un derecho colectivo de los habitantes de las ciudades, en especial de los grupos vulnerables y desfavorecidos, que les confiere legitimidad de acción y de organización, basado en sus usos y costumbres, con el objetivo de alcanzar el pleno ejercicio del derecho a la libre autodeterminación y un nivel de vida adecuado. El Derecho a la Ciudad es interdependiente de todos los derechos humanos internacionalmente reconocidos, concebidos integralmente, e incluye, por tanto, todos los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales que ya están reglamentados en los tratados internacionales de derechos humanos.

El derecho a la ciudad descrito en esta Carta Mundial genera compromisos concretos para actores públicos y privados, de allí que resaltemos el listado de los compromisos propios de los parlamentarios, según el texto citado, para que los vecinos procuren su exigibilidad en el ámbito nacional, estadal o municipal, si pensamos en los posibles compromisos de la campaña electoral:

III- Los Parlamentarios se comprometen a:

  1. Promover consultas ciudadanas y realizar actividades de cabildeo con el objeto de enriquecer los contenidos del derecho a la ciudad e impulsar su reconocimiento y adopción por las instancias internacionales y regionales de derechos humanos y por los gobiernos nacionales y locales.
  2. Elaborar y aprobar leyes que reconozcan y consagren el derecho humano a la ciudad, en concordancia con lo enunciado en esta carta y con los instrumentos internacionales de derechos humanos.
  3. Adecuar el marco legal nacional y local incorporando las obligaciones internacionales asumidas por los Estados en materia de derechos humanos, con especial atención en aquellos contenidos en esta carta.

En el ámbito nacional, este DÍA DEL VECINO dio lugar a decisiones parlamentarias de interés, que, insistimos en recordar a partir de un ACUERDO HISTÓRICO, seguramente, poco conocido entre los vecinos organizados, diez años después de la lucha caraqueña, se dio un reconocimiento desde el Congreso de la República.

En el contexto parlamentario, es significativo el texto del Acuerdo logrado en el Congreso de la República, 3 de octubre de 1991, asociado al aniversario de FACUR, Federación de Comunidades Urbanas, que toma en cuenta el Día del Vecino y las actividades propias de la Comisión Permanente de Atención y Vigilancia de Asuntos Vecinales de la Cámara de Diputados.

Hablar de los vecinos organizados, es hablar de los defensores naturales del derecho a la ciudad, personas comprometidas y solidarias con el mejoramiento de la calidad de vida en nuestras comunidades, hoy reiteramos que las asociaciones de vecinos tienen rango de personas jurídicas de carácter constitucional, artículos 182 y 184 de la Constitución venezolana de 1999.

Haciendo Justicia a la memoria histórica del Movimiento Vecinal Nacional, me permito destacar los componentes de este ACUERDO PARLAMENTARIO, elaborado en cuatro considerandos y seis acuerdos. GACETA OFICIAL Nº 34.815 de fecha 8 de octubre de 1991. Hoy ya FACUR no está activa entre nosotros, pero, su espíritu y razón de ser se presenta como un reto pendiente para las organizaciones vecinales, de allí la importancia de la memoria histórica en este DÍA DEL VECINO., reflejado en este Acuerdo Parlamentario.

  1. Considerandos:

1.1.- El cumplimiento de los 20 años de FACUR, asociación civil creada en 1971.

1.2.- El 3 de octubre la celebración del Día del Vecino.

1.3.- El objetivo fundamental de FACUR, que nace para: Fomentar y apoyar la creación y desarrollo de comunidades integradas y activas. Dar su respaldo a las iniciáticas comunitarias.

1.4.- El Congreso de la República en 1989, creo la Comisión Permanente de Atención y Vigilancia de Asuntos Vecinales de la Cámara de Diputados. En reconocimiento de la necesidad de fortalecer la participación de la sociedad civil en las instancias de toma de decisiones. Hoy espacio de los Vecinos en el Parlamento.

La Comisión Permanente en referencia, desapareció durante la gestión de la AN, pero, la participación ciudadana y de la sociedad civil es un derecho propio en la gestión del Poder Público Municipal y las restantes instancias del Poder Público.

  1. Acuerdos:

2.1. Felicitar a FACUR por sus 20 años.

2.2. Reconocer públicamente las labores realizadas por las asociaciones de vecinos existentes en el país en pro de la organización de la sociedad civil y del mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades.

2.3. Exhortar a las organizaciones de vecinos a participar más activamente en la formación de las leyes.

2.4. Solicitar a la Comisión Permanente de Atención y Vigilancia de Asuntos Vecinales, que inicie un proceso participativo de estudio de un proyecto de enmienda que permita ampliar las garantías constitucionales en materia de participación ciudadana.

2.5. Solicitar a la Comisión Permanente de Atención y Vigilancia de Asuntos Vecinales, que inicie un proceso participativo de preparación de la legislación requerida para garantizar la protección de los derechos del vecino.

2.6. Dar publicidad al acuerdo y hacerlo llegar a FACUR.

Los acuerdos citados se cumplieron en parte, sin embargo, es notorio el reconocimiento y la exhortación planteada, de interés para las organizaciones vecinales.

En el contexto de las elecciones parlamentarias convocadas para el 6 de diciembre de 2015, las solicitudes puntuales, con su debida modificación o ampliación, se deben hacer efectivas para todos y todas las personas que se están postulando para integrar la AN.

Como bien lo señalamos es una ponencia que elaboramos en el 2005, a partir de la aprobación de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal en ese año, nuestro llamado en este día del vecino es ASOCIACIÓN DE VECINOS: despierta y reacciona, estamos vivos.

Desde la sociedad civil podemos promover que en cada municipio del país se establezca el DÍA DEL VECINO, en reconocimiento a las luchas y los logros de los vecinos organizados en cada Comunidad Municipal.

Este despertar debe iniciarse en cada vecino y en cada forma organizativa que aprecie sus derechos, en particular el derecho a la ciudad, para fortalecer el carácter participativo de los gobiernos municipales y el mejoramiento en nuestra calidad de vida. La reacción que hoy se espera de nosotros como vecinos, es asumirnos como defensores del derecho a la ciudad.

*Coordinador General de la Escuela de Vecinos de Venezuela

Artículos relacionados:

email