Libro: El año del dragón

Jesús María Aguirre

DragonUn libro singular de un autor dragoniano de tres cabezas –agroempresario, dirigente gremial, escritor–, que se balancea entre el campo, la ciudad y los no-lugares, y se expresa cruzando las fronteras del género autobiográfico, el ensayo y el relato detectivesco con múltiples arborescencias reflexivas sobre una cultura mosaica.

Una obra dendrítica que, si bien está construido sobre cinco capítulos, distribuidos como movimientos musicales (allegreto, largo, furioso, vivace, adagio, allegro), que colorean los sentimientos prevalentes, rompe a menudo las tonalidades y ritmos previstos con disonancias estentóreas y provocadoras.

El lector es invitado al acompañamiento del personaje que pretende desenmascararse, en una especie de sesión auto-terapeútica, que nos trae las reminiscencias del psicoanálisis existencial sartriano, pero no para hacer literatura, sino para desahogarse catárticamente, descubriendo las heridas primordiales y escarbando las motivaciones centrales para elegir su destino. La intralocución se da en el desdoblamiento interior de un yo distribuido en diversas etapas de la vida con el simulacro de reconstruir la memoria con la conciencia sincrónica de cada estadio. Sin embargo, siempre prevalece el discernimiento del examen actual, presentizado en la escritura del texto.

A veces somos llevados en la lectura por la tensión y la meta de una carrera maratónica, metáfora de una lucha vital y competitiva de resistencia del personaje consigo mismo o con otros competidores. Pero la competencia con sus peripecias convoca persistentemente a la conciencia personal de todos los ciudadanos y especialmente a la conciencia colectiva de los empresarios.

Otras veces el hilo conductor se despliega en forma de una lucha titánica para sostener un trabajo productivo en medio de las inclemencias económico-políticas de un régimen que se desbarranca. En ese instante la tesitura toma el carácter de una catarsis colectiva en que el leit-motif de la exploración son los miedos, los resentimientos, los desvaríos de una población sumida entre la alternativa de la resistencia o la sumisión.

Este trayecto de lectura se ve de pronto interrumpido por la aparición inesperada de un personaje tenebroso, Herr Pardo. La indagación sobre su vida y la subsiguiente inversión del autor de la pesquisa en perseguido trastrueca la línea narrativa. La exploración psicológica y existencial se ve atravesado por un relato detectivesco en la forma de un guión cinematográfico sobre la misteriosa vida de Herr Pardo, que nos lleva restrospectivamente a la segunda guerra mundial, al exterminio judío y a las razzias étnicas de los Balcanes. Este montaje en paralelo y con numerosos flash back por usar un lenguaje fímico, a veces confunde al lector y resta tensión narrativa al texto.

Sin excesivas pretensiones literarias la escritura es económicamente sobria, aunque a menudo se desborda no tanto en descripciones estilizadas, sino en excesivas alusiones y citas culturales, más propias de un ensayo que del relato, sobre cine, literatura, filosofía, gastronomía, música.

El entrecruzamiento de géneros como la autobiografía, el ensayo y el relato detectivesco convierten a la obra en un texto expresivamente híbrido y referencialmente caleidoscópico sobre una generación que apostó a vivir con la mayor intensidad posible y que ahora sufre una situación angustiosa con el sentimiento amenazante de un país perdido.

Dragón2

Sin embargo, la sinceridad consigo y con la sociedad proclamada al comienzo del texto, convierten el sentimiento de dolor en un acto de resistencia, como al término de una carrera de largo aliento. El agonismo unamuniano de “me duele Venezuela” convoca a una rebelión ética y ciudadana.

No sé si el autor, al término de su escritura, “soltó las amarras simbólicamente” (p.402) para lograr las paces consigo mismo y con José Manuel Briceño, su mentor intelectual, a quien dedica la obra, como “maestro y amigo”, pero, sin duda, nos deja un documento testimonial de una Venezuela, desaparecida entre los escombros de una pseudorevolución que está devorando a sus hijos. La obra trata de superar ese miedo.

Ficha:

Título: El año del dragón. Autor: Ricardo Bello. Editorial: La Castalia. Colección Revista Montero, 2015

Sobre el autor: 

Ricardo Bello (Caracas 1953) agricultor de oficio, es profesor universitario Doctorado por la Universidad Simón Bolívar, dirigente gremial y autor, entre otros, de los libros Africa y la Teoría, Arte y miedo y Lezama lector de Pascal. Cofundador de la Revista Montero (www.revistamontero.com).

Contacto con el autor: aracal@gmail.com

 

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Jesús María Aguirre sj

Sacerdote Jesuita. Filósofo, Licenciado en Comunicación Social y Doctor en Ciencias Sociales. Investigador del quehacer comunicacional en el ámbito de América Latina. Colaborador en las Revista SIC y Comunicación del Centro Gumilla