La distancia más larga

Rafael Duarte

10.2_sin créditoLuego de la muerte de su madre a manos del hampa, Lucas (Omar Moya), un niño citadino, tendrá que comenzar a convivir con su padre (Iván Tamayo). La tensa relación con él y el deseo de conocer a su abuela (Carme Elias) lo sumergirá en un viaje que transformará su vida y la de quienes le rodean.

Con apenas diez años Lucas se embarca, en solitario, en un viaje de Caracas hacía la Gran Sabana. Sin conocer, sin avisar y sin saber dónde llegar, el pequeño catapultado por la rebeldía y el deseo de encontrarse con su abuela inicia el osado recorrido hacia el sur del país.

En la huida conoce a Kayemó (Alec Whaite), joven artista de incierto proceder, quien será el enlace inmediato para poder viajar. A mitad del camino, descubrirá en su compañero de viaje un pasado criminal colocándole en peligro su destino.

Mientras esto va sucediendo, en paralelo se desarrolla la historia de Martina, la abuela de Lucas, quien regresa de España a la Gran Sabana con el deseo de morir desde su libertad. Martina, quien sufre en silencio una dura enfermedad, buscará por todos los medios subir al Roraima, sin saber que su nieto viaja a su encuentro.

Poco a poco el filme nos va alejando de la caótica capital. Con una fotografía impecable, el road movie nos muestra la maravillosa Gran Sabana: un lugar simbólico donde las distancias más largas de la vida se pueden acortar, donde se descubrirá que la vida es un viaje.

En el momento cumbre del film, ambas historias se cruzan. Martina, quien está decidida a seguir con su plan tendrá que detenerse a elegir entre separarse nuevamente o encaminarse a morir.

La Distancia más Larga es sin duda un viaje espiritual donde los personajes van labrando una suerte de catarsis. En el film, la muerte se presenta como argumento, pero no como un mero dramatismo de la vida, sino como símbolo de vida con carácter trascendental.

A lo largo de la película se esbozan reflexiones sobre la criminalidad y el deseo de vivir, así como la eutanasia y la libertad de elegir. La cinta se presenta como una metáfora sobre la vida y la muerte, la culpa y el perdón, la separación y la reconciliación, el encuentro entre dos extraños, el temor, la valentía, la libertad y el amor.

La película que comienza con un gran plano general sobre Caracas, mostrando lo anárquico, agreste y duro de la ciudad, y de la vida, cierra, luego de un arduo viaje, con una sublime panorámica sobre el Roraima reflejando purificación, paz y serenidad.

El drama, desarrollado con un ritmo lento, maneja muy bien los conflictos. Es exquisito el sonido natural y los silencios. Hay un cuidado ético-estético en todo el filme. La exhibición de los paisajes naturales es permanente, invitando al espectador a conocer Venezuela.

El film de Claudia Pinto se estrenó en el Festival des Films du Monde en Montreal recibiendo el premio a mejor película. Posteriormente ganó el galardón del Reel Women Direct Award en el Festival Internacional de Cleveland. Le siguió el Premio del Público a la mejor película en el Festival Iberoamericano de Huelva en España y recientemente obtuvo el Premio Especial del Jurado de la vigésimo novena edición del Festival de Cine Latinoamericano de Trieste, en Italia. Actualmente fue elegida para representar a Venezuela en El Goya y figura para la preselección a mejor película extranjera en el Óscar.

Con todo esto, solo queda invitar a ver este precioso poema visual cuya sencillez temática nos hace pensar la vida desde la muerte.

Título: La distancia más larga.

Director: Claudia Pinto.

Duración: 113 minutos.

Año: 2013.

Elenco: Malena González, Omar Moya, Alec Whaite, Carme Elias, Iván Tamayo.

Artículos relacionados:

email