Encuentro China-Celac: Alianza éticas internacionales y construcción de paz

Guido Zuleta

El primer foro ministerial China-Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) -Beijing 8 y 9 de Enero 2015- convocado para impulsar un plan integral entre naciones 2015 a 2019, puede representar un esfuerzo inédito para avanzar hacia un marco de relaciones internacionales diferente al basado en meros acuerdos financieros entre países, típico del modelo neoliberal y tienda a superar la crisis de humanidad en este cambio de época con alianzas que preserven la vida del planeta en función de la construcción de la paz.

China Celac

Desde América Latina y el Caribe, en países como los de la Alianza Bolivariana de los pueblos de Nuestra América (ALBA) así como en Argentina, Brasil y Uruguay, con activa presencia de movimientos populares, se impulsa una cultura de Buen Vivir, alterno al competitivo Vivir Mejor que los demás, neoliberal, y su  cultura de exacerbado consumismo y su irresponsabilidad frente a la Madre Tierra agredida. 

Por su parte, China representa hoy la primera economía de un mundo en el cual la crisis económica y financiera afecta a Estados Unidos y a Europa. Se abre así la posibilidad de un nuevo escenario mundial.

Ya desde 2010, el sacerdote nicaragüense Miguel D’Escoto, presidente de la Asamblea General de la ONU y el teólogo brasileño Leonardo BOFF, impulsan un amplio movimiento de renovación ética de la ONU, creada al fin de la segunda guerra mundial con la intención de contribuir al tratamiento pacífico de los conflictos. Allí plantean:

“para salvar a Naciones Unidas hay que reflexionar…sobre cómo un desvío tan dramático de los propósitos fundacionales pudo ocurrir. No se puede negar que a los poderosos no les convenía tener una instancia más alta a la cual debieran someterse…Desgraciadamente la ley de la selva ­es decir, el derecho del más fuerte- sigue dominando. Nos negamos a aceptar que algún país reivindique excepcionalidad. La Madre Tierra no conoce un «Destino Manifiesto», porque todos los pueblos son sus hijos e hijas queridos, y todos, con igual dignidad y derechos, habitan la misma Casa Común”. (D’Escoto M y Boff L. La reinvención de Naciones Unidas, una Organización indispensable. Koinonía.22.02.2010).

Por su parte, Francisco, primer papa latinoamericano, hace un aporte vital en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Y ya en su exhortación apostólica de 2013 afirma.

Para poder sos­tener un estilo de vida que excluye a otros, o para poder entusiasmarse con ese ideal egoísta, se ha desarrollado una globalización de la indiferencia…La cultura del bienestar nos anestesia y perdemos la calma si el mercado ofrece algo que todavía no hemos comprado, mientras todas esas vidas truncadas por falta de posibilidades nos parecen un mero espectáculo que de ninguna manera nos altera.( Papa Francisco. EVANGELII GAUDIUM.24.11.2013).

Alertas cruciales para reorientar las decisiones internacionales en este nuevo escenario mundial hacia paradigmas éticos que superen la globalización de la indiferencia en función de la salvación de la vida en el planeta y la construcción de la paz.  

Artículos relacionados:

email