Derecha cristiana en América Latina

Las expresiones políticamente conservadoras del movimiento evangélico en América Latina han ganado notoriedad en los últimos años, en especial en su pertinaz lucha -en alianza con la jerarquía católica- contra la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario.

 

América Latina tiene una larga tradición de presencia evangélica… pero en las últimas décadas ésta ha dado un salto significativo, especialmente en su versión pentecostal 

 

¿Cuáles son los procesos históricos que han moldeado la presencia evangélica conservadora en los espacios públicos? ¿Cómo los actores religiosos establecen un  ”cosmos sagrado” y cómo esa construcción es la base para asumir posiciones políticas?

Relación política y religión

 

… es posible distinguir cuatro etapas de la presencia evangélica en espacios políticos de América Latina. Primera, la lucha por la libertad de conciencia a fines del siglo 19 y principios del 20. Segunda, la polarización ideológica en las décadas de 1960 y 1970. Tercera, la emergencia de partidos políticos evangélicos en la re-democratización de los años 80 y 90. Y cuarta, la aparición de los movimientos pro-familia y pro-vida de principios del siglo 21.

 

De ser menos del 2% de la población pasaron a ser en 2013 entre el 5% (en Paraguay) y el 40% (en Guatemala), con porcentajes significativos en gran parte de Centroamérica (entre 30% y 40%) y en algunos países de América del Sur como Chile (25%) y Brasil (21%). Se trata de un crecimiento paralelo a la constante disminución de católicos, que de ser más del 95% antes de 1930 disminuyeron en 2013 a ser el 67% de la población, en un continente considerado tradicionalmente como católico.

 

La construcción de cosmos sagrados orientados a la estabilidad y a la seguridad, como respuesta a las situaciones de desintegración social y familiar de fines del siglo 20, generó una actitud reacia al cambio en varias agrupaciones evangélicas al iniciar el siglo 21.

 

Para comprender las posturas políticas de los evangélicos en América Latina es necesario estudiar primero cómo construyen cosmos sagrados específicos y en qué contextos relacionales lo hacen… Para esto se requiere analizar cuatro dinámicas de la experiencia religiosa evangélica: procesos de conversión, estructuras de plausibilidad (o relacionales), universos simbólicos y orientaciones políticas.

 

Tuvieron que producirse dos fenómenos para que el discurso evangélico estadounidense de ”defensa de la familia tradicional” fuera asumido por los actores evangélicos conservadores de América Latina.

 

Al comienzo del siglo 21 se multiplicaron en América Latina organizaciones evangélicas pro-vida y pro-familia, que tienen como objetivo fundamental frenar el avance de la agenda gay (familia homoparental) y de la ideología de género (despenalización del aborto) en las legislaciones de cada país.

Mural latinoamericano y cristianoLa construcción del cosmos sagrado evangélico en las últimas décadas es la base para el desarrollo de predisposiciones contrarias a los cambios sociales y culturales que puedan afectar a la familia tradicional-patriarcal. Y es la base para asimilar los discursos pro-familia y pro-vida de las élites conservadoras, tanto las de América Latina como las de la nueva derecha cristiana de Estados Unidos.

 

Extractos de un artículo del sociólogo Julio Córdova Villazón publicado en  ”Nueva Sociedad2014) con el título “Viejas y nuevas derechas religiosas en américa latina: los evangélicos como factor político”.

Lea el artículo completo haciendo clic aquí

Artículos relacionados:

email