Se solicitan venezolanas y venezolanos a favor de la paz

Betty Núñez

4516200622_a9f06b3801_mLa violencia y la tensión en algunas zonas del país ha generado incomodidad, heridos, muertes y ansiedad en muchas personas, las preocupaciones todas, de donde vengan, sin son a favor y para bien de nuestra sociedad Venezolana son absolutamente válidas.
Del mismo modo, la violencia parece haberse instalado en las redes sociales de Internet más populares en el país como Twitter y Facebook; muchas adeptas y adeptos a la oposición o al oficialismo se han manifestado de forma violenta, incluso han llegado a romper relaciones con aquella amiga o amigo que piensa distinto.

Paralelamente a estos actos de violencia y de forma contradictoria la mayoría de las personas manifiestan querer paz; pero esta paz que tanto deseamos requiere de ciudadanía comprometida y responsable con su país.

Entonces quizás, este párrafo le incomode pero la paz depende de nosotras y nosotros los venezolanos, repetirlo es redundar pero necesitamos paz en nuestras relaciones familiares, de pareja, de comunidad, laboral y de país. Y eso necesariamente demanda de nosotros ciertas actitudes y valores.

La Asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en su declaración por una Cultura de Paz del año 1999, expone que “la paz no sólo es la ausencia de conflictos, sino que también requiere un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutua”
Es importante entender que los conflictos y problemas forman parte de la vida humana, por lo tanto debemos hacer el ejercicio cotidiano para resolverlos de manera pacífica, encontrando los puntos comunes hacia la resolución de los mismos.

Más adelante en la misma declaración subrayan la cultura de paz como una alternativa que surge tras la “necesidad de eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia, incluidas las basadas en la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la propiedad, las discapacidades, el nacimiento u otra condición”.

Aun en pleno siglo XXI discursos y frases en la cotidianidad en lugar de eliminar parecen reforzar la discriminación, entonces entendamos que nadie se define por su origen étnico, económico o social, eso es absolutamente retrogrado y cada que lo reforzamos retrocedemos en la construcción de la paz.

El respeto a los derecho humanos y la adhesión a principios como la diversidad cultural, el pluralismos, la cooperación, la democracia, la justicia, la libertad, el dialogo y el entendimiento en todos los niveles de la sociedad; son absolutamente necesarios para la paz. Entonces, se trata de inculcar estos principios en nuestra familia, en nuestro trabajo y en nuestra comunidad.

Considerando la descripción anterior y la carta de las Naciones Unidas mencionada, entendamos entonces a la Paz como el conjunto de valores, actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida que priorizan el respeto a la vida y el fin de la violencia.

Las interesadas e interesados ponerse en contacto con la ciudadanía de su país para hacer esfuerzos que contribuyan con el disfrute de nuestro derecho a la paz y los derechos humanos.

¡Gracias por su disposición para lograr de verdad la paz!

Cómo promover la paz

Es necesario poner en práctica actitudes que permitan el arreglo pacífico de los conflictos; evitar hasta eliminar cualquier forma de discriminación en nuestra vida cotidiana. Y eso solo se hace educando a nuestra gente, nuestra familia, nuestras amigas, amigos y todas las personas que hacen vida a nuestro alrededor; la paz se construye educando y sobre todo predicando con el ejemplo.
Ante esta propuesta que para algunos puede resultar utópica pero sin duda necesaria, tenemos la opción de elegir entre dos actitudes:

  1. Repetir una lista de excusas donde llenamos de prejuicios a la cultura de las personas de Venezuela y el mundo acerca de lo indispuesta que anda las personas para construir la paz; o
  2. Asumir una actitud activa, positiva y comprometida en la construcción de la paz, actitud que no es fácil en estos tiempos pero que sin duda requiere de valentía y de esa sí que tenemos todas y todos en Venezuela.

Si usted elige cualquiera de las dos actitudes, le invitamos a adaptarse lo siguiente, Perfil de venezolanas y venezolanos que contribuyen con la paz:

    1. Por encima de todo promueven y defienden el Respeto a la vida.
    2. Promueve los derechos humanos de todas las personas sin excepción.
    3. Reconoce que la paz requiere puntos de encuentro, trabajo en equipo y ganas de alcanzarla.
    4. El instrumento ideal para su defensa ha de ser el dialogo asertivo.
    5. En su familia se promueve el respeto por cada una de las personas sin distinción alguna.
    6. Rechaza categóricamente cualquier forma de discriminación.
    7. Promueve la “no violencia” a través de la educación del dialogo, la cooperación.
    8. Respeta y promueve la integridad física de cualquier ser humano.
    9. Respeta y defiende la naturaleza y espacios públicos en cualquier lugar del mundo.
    10. Tiene compromiso con el arreglo pacífico de los conflictos.
    11. Manifiesta lealtad a los principios de libertad, justicia, participación democrática, solidaridad, cooperación, pluralismo, diversidad cultural, diálogo y entendimiento en todos los niveles de la sociedad.
    12. Se organiza y Defiende sus derechos en el marco de las leyes y de forma pacífica.
    13. Invita a otras personas independientemente de sus edades a poner en práctica actitudes, valores, tradiciones y comportamientos a favor de una cultura de paz.
    14.  Reconoce que la construcción de la paz requiere de tiempo y dedicación
    15. Predica con el ejemplo.

El dato

Se requiere disponibilidad inmediata y a tiempo completo para la construcción de la paz en el país, se advierte que al inicio trabajara bajo presión pero al final recibirá usted, su familia, su empresa, su organización, su institución y su comunidad grandes recompensas.

La voz de los Derechos Humanos
Red de Apoyo por la Justicia y la Paz

Artículos relacionados:

email