¿Para qué servimos los periodistas en Venezuela? V

Parte IParte IIParte III. Parte IV.

Jesús María Aguirre

el-roto-tvCONTRA LA DESINFORMACIÓN

A veces me temo que el periodismo solo sirve para mantener el simulacro. Como la democracia, por otra parte (Iñaki Gabilondo, periodista).

– “En un mundo en que cualquiera puede informar, parte del poder del periodismo es que comprueba la información, así que parte del trabajo de un periodista es cuestionar la desinformación” –Henry Jenkins, Decano de la U. California Sur–

Tácticas de desinformación hay muchas, sin tener que recurrir a teorías conspirativas:

La llave de la selección: cubrir esta y no otra información (jefes, colaboradores, usuarios).  Procesos de exclusión a partir de nuestros sistemas de valoración: ¿qué sistema de selección tenemos para construir mensajes equilibrados de interés?

¿qué ponemos abajo o arriba en la página? ¿con quiénes cuento fuera de mi ámbito? ¿a qué medios recurro? ¿cómo juegan el estado, las empresas, los periodistas?

La transparencia que nunca llega: ¿disponemos de leyes de transparencia, de acceso a la información y de buen gobierno? ¿existen alguna controlaría informativa y de calidad o tribunales disciplinares del ejercicio periodístico?

Niveles de ocultamiento y secretismo, tergiversación, mentira, imprecisión e ignorancia.

Papel de las instituciones de poder, organizaciones, empresas y grupos de presión políticos, económicos, religiosos. Visión crítica incluso de las grandes marcas, todas ellas imperfectas, con ayuda de blogueros.

“Desfigurar, dar datos falsos, minimizar las circunstancias agravantes con mensajes positivos pero inanes, desorientar deliberadamente, soliviantar, aturdir, exagerar (…) La desinformación destruye nuestra sociedad, sólo beneficia a los mandamases de las grandes empresa, bancos, partidos y grupos de interés” (Max Otte).

Vigilancia ante esta regresión hacia un neofeudalismo, que concentra el poder y el dinero en pocas manos.

-En Venezuela la clase burócrata instalada en el gobierno con dominio de los recursos materiales y legales de comunicación ha impuesto una “nomenklatura” autocrática.

EN VENEZUELA, TENEMOS QUE ALERTAR ANTE LA HEGEMONÍA QUE QUIERE IMPONER EL GOBIERNO A TRAVÉS DE SU PARTIDO CON TODOS LOS RECURSOS DEL ESTADO Y CON FALTA DE ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA.

Más información sobre la situación comunicacional del país en:
“Los medios de comunicación social en Venezuela: de los medios a las redes”.
Temas de Formación Sociopolítica. N° 26
Centro Gumilla, Caracas, 2012

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Jesús María Aguirre sj

Sacerdote Jesuita. Filósofo, Licenciado en Comunicación Social y Doctor en Ciencias Sociales. Investigador del quehacer comunicacional en el ámbito de América Latina. Colaborador en las Revista SIC y Comunicación del Centro Gumilla