Hagamos las paces: Agenda de paz desde abajo

Luisa Pernalete

No es  “comeflorismo” del siglo XXI, tampoco  ingenuidad ni ceguera. Hemos vivido un larguísimo mes de febrero y marzo parece que sigue igual, el gobierno ha hablado de una agenda de paz, pero la violencia sigue en las calles, y no sólo en donde hay manifestaciones,  sino en las comunidades populares en donde no han habido las protestas estudiantiles, por eso,  y sabiendo que el Estado es el último responsable de la paz ciudadana y de garantizar los  Derechos Humanos, desde abajo podemos hacer nuestra agenda y trabajar en las dos escalas, en la micro, cada quien dando el aporte en su entorno, y en la macro, exigiendo a las autoridades que cumplan con su deber.

protesta militares

Primero: nadie insulta a nadie. El primer elemento es el respeto mutuo, que pasa por reconocer que el otro, piense como piense, existe y tiene tanto derecho  de ser escuchado como usted y como yo. Lo mismo pedimos a los gobernantes: respeten, escuchen, eliminen las descalificaciones y los insultos. Nos gustaría también que en las redes sociales se eliminaran las descalificaciones por pensar distinto o por el físico de la persona ¡Hay mensajes que dan pena!

Segundo: la violencia se rechaza venga de donde venga. No hay violencias buenas y violencias  malas. No hay torturas buenas y torturas malas. Todas son malas, hieren, dañan. Se necesita coherencia en este sentido. No funcionan las lealtades automáticas. En eso las autoridades tienen que enseriarse. Si hay encapuchados o destapados que agreden a otro o dañan bienes públicos, o disparan, sean del lado que sean, deben ser sancionados. Y decimos las autoridades porque a ellas les toca garantizar la integridad física de todos los ciudadanos. Hay que afinar los sentidos, para que puedan ver, dado que a veces pasan eventos frente a ellos y parece que no vieran. Como dice el padre Wyssembach: “el pecado no es malo porque está prohibido. Sino que está prohibido porque es malo”. Por eso es que la violencia está prohibida en la Constitución y por eso la paz es un derecho.

Tercero: compartir el miedo organizadamente. La violencia, del tipo que sea, genera miedo, y si este es muy grande, puede  inmovilizar a las víctimas. Por eso la necesidad de la creación de grupos de vida en la comunidad, alianzas, reconstrucción del tejido social –  la violencia aísla – y así, entre varios es más fácil discernir qué es lo que se puede hacer para enfrentar los problemas. En Brisas del Sur, una comunidad de San Félix, están haciendo  reuniones los grupos cristianos de baso, animados por la iglesia católica, y están creando espacios de recreación, de celebración,  inventando maneras pacíficas para reducir la violencia delincuencial. Oración y acción de la mano.

Cuarto: Hay que seguir exigiendo al gobierno que resuelva el problema de la escasez. Porque  las colas desgastan, porque comprar a sobreprecio no es posible, porque los niños pequeños no están  tomando leche y esa factura se va a pagar muy caro, y además, porque andar buscando papel y harina para las arepas genera angustia y puede terminar en violencia intrafamiliar. Ese problema aunado a la inflación que no perdona salario alguno, le toca al alto gobierno.

Quinto: Prevención a diferente escala. Estamos en marzo, si queremos que para septiembre no haya problema de cupo en educación inicial y en bachillerato, ya se tendrían que estar construyendo los planteles que faltan. Si queremos que en agosto no haya ejército de adolescentes en riesgo en manos de las bandas ya deberíamos tener planes para los fines de semana y para las vacaciones. La urgencia de estos días no puede hacernos olvidar lo que sigue y nos afecta con menos estridencia.

La construcción de la paz exige terquedad evangélica y paciencia histórica,  y supone que nos demos la mano por si uno se cansa, se apoye en el otro.

Que la paz sea con nosotros.

Artículos relacionados:

email

Acerca del autor

Luisa Pernalete

Educadora e investigadora del Centro de Formación Padre Joaquín de Fe y Alegría. Ex directora zonal de Zulia y Guayana. Ha trabajo en educación para la paz, redactando libros y artículos sobre el tema para prensa nacional y regional.