El párroco de la UCV llamó a atacar la violencia en los liceos

Eligio Rojas | Últimas Noticias

 El sacerdote Raúl Herrera declaró que apuesta porque el plan de desarme voluntario no fracase. “El Estado es el único que debería tener armas”, indicó Herrera, quien es párroco de la parroquia “La Epifanía del Señor”, desde donde se atiende a los fieles de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Pese a lanzar su apuesta por el plan de desarme voluntario, Herrera criticó la interrupción de esa política. “En enero comenzó una campaña muy buena pero después se interrumpió, se abandonó. Ahora se retoma como si las bandas armadas hayan tomado vacaciones en ese tiempo”, reflexiono el párroco universitario.Herrera considera necesario que el Estado ofrezca garantía de seguridad al ciudadano que posee un arma. “El Estado con sus poderosos medios debe generar una cultura de seguridad ciudadana”, explicó.

Refirió que los templos de la Iglesia Católica no son sitios seguros para recibir armas por parte de voluntarios. “Si a los policías los matan para robarle un arma, qué no harán con un sacerdote que esté recibiendo un arma. Quién dice que no hay malandros que vayan a robarse esas armas allá”, dijo el sacerdote, quien a su vez es el director del Centro para la Paz y los Derechos Humanos “Padre Luis María Olaso”, que funciona en la UCV.

Contra las bandas.

Aparejado al plan desarme voluntario, el padre Herrera sugiere que se utilicen los cuadrantes del patrullaje inteligente para hacerle seguimiento a los grupos armados. “Las grandes bandas armadas son las que generan mayor zozobra, porque el ciudadano de a pie que tiene un arma es para protegerse, no es para robar”, destacó. El padre Herrera también hizo un llamado al ministro de Interiores y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, para que tome en consideración las distintas propuestas de grupos abocados al tema de los derechos humanos y la seguridad ciudadana. Los controles. A Herrera le preocupan las mafias que venden armas de fuego a los delincuentes.

Planteó mayores controles con los organismos expendedores de armas. “Si hay instituciones responsables de tener en su haber la producción de las armas, allí tiene que haber un mayor control”, acotó. “Hay mafias y eso el Gobierno tiene que controlarlo porque está en sus manos, no en mano de los ciudadanos”, completó.

Planteo el párroco de la UCV que se diseñe una campaña permanente en todo el sistema educativo sobre los devastadores efectos de la violencia. “Que se le explique al liceísta o al escolar que los conflictos pueden resolverse sin necesidad de tener un arma en la mano”, detalló Herrera. Para estimular una cultura de paz y sana convivencia, el sacerdote le sugiere al Gobierno guiarse por su propia experiencia con el control de los videojuegos violentos. “La violencia en los liceos es dramática y hay que atacar también a ese nivel, generar confianza, un espacio donde se posibilite el diálogo”, indicó.

Artículos relacionados:

email