EL PAPA NOS PIDE DIGNIDAD NO LIMOSNA

aaa

 

VATICANO, 20 Nov. 14 / 10:39 am

En su intervención en la mañana del día 20 en la sede de la FAO en Roma, el Papa Francisco aseguró que el hambriento, a quien los estados deben prestar siempre atención, “nos pide dignidad, no limosna”.

“Mientras se habla de nuevos derechos, el hambriento está ahí, en la esquina de la calle, y pide carta de ciudadanía, ser considerado en su condición, recibir una alimentación de base sana. Nos pide dignidad, no limosna”, dijo el Papa ante los aplausos de los presentes en la Sala de la Plenaria de la FAO.

El Santo Padre participó esta mañana en la II Conferencia Internacional sobre nutrición de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, conocida como FAO, que se celebra en Roma desde el miércoles y finalizará este viernes.

El Papa explicó la labor de la Iglesia en materia de nutrición y destacó que “siempre trata de estar atenta y solícita respecto a todo lo que se refiere al bienestar espiritual y material de las personas, ante todo, de los que viven marginados y son excluidos, para que se garanticen su seguridad y su dignidad”.

“Vivimos en una época en la que las relaciones entre las naciones están demasiado a menudo dañadas por la sospecha recíproca, que a veces se convierte en formas de agresión bélica y económica, socava la amistad entre hermanos y rechaza o descarta al que ya está excluido”.

Esto “lo sabe bien quien carece del pan cotidiano y de un trabajo decente. Este es el cuadro del mundo, en el que se han de reconocer los límites de planteamientos basados en la soberanía de cada uno de los Estados, entendida como absoluta, y en los intereses nacionales, condicionados frecuentemente por reducidos grupos de poder”.

A continuación el Santo Padre expresó su esperanza de que “los Estados se inspiren en la convicción de que el derecho a la alimentación sólo quedará garantizado si nos preocupamos por su sujeto real, es decir, la persona que sufre los efectos del hambre y la desnutrición” para remarcar después  de nuevo la preocupación del “sujeto real”.

“Tal vez nos hemos preocupado demasiado poco de los que pasan hambre. Duele constatar además que la lucha contra el hambre y la desnutrición se ve obstaculizada por la ‘prioridad del mercado’ y por la ‘preminencia de la ganancia’, que han reducido los alimentos a una mercancía cualquiera, sujeta a especulación, incluso financiera”.

El Pontífice llegó a la sede de la FAO a las 11 horas y pronunció su discurso después de la intervención de la Reina Letizia de España.

La FAO tiene como objetivo proponer y desarrollar medidas y actividades internacionales que erradiquen el hambre. En este Conferencia han participado jefes de Gobierno y de Estado de todo el mundo, así como expertos en materia de alimentación.

(ACI/EWTN Noticias).-

Algunas frases del discurso del papa

“Con sentido de respeto y aprecio, me presento hoy aquí”

“Le agradezco la calurosa acogida”

“Asegurar la nutrición”

“La Iglesia trata de estar atenta y solícita respecto al bienestar de las personas, especialmente de los que viven marginados y excluidos, para que se garantice su dignidad”

“Los destinos de las naciones están cada vez más entrelazados”

“Relaciones a menudo dañadas por las sospechas recíprocas, que se convierten en formas de agresión bélica y económica”

“Lo sabe bien quien carece del pan cotidiano y de un trabajo decente”

“El derecho a la alimentación sólo quedará garantizado si nos preocupamos por las personas que sufren los efectos del hambre”.

“Hoy se habla de derechos, olvidando con frecuencia los deberes”

“Nos preocupamos demasiado poco de los que pasan hambre”

“La lucha contra el hambre se ve obstaculizada por la preeminencia de la ganancia, que han reducido los alimentos a una mercancía sujeta a especulación”

“El hambriento está ahí, en la esquina de la calle, y pide carta de ciudadanía. Nos pide dignidad, no limosna” (aplausos)

 

“Las personas y los pueblos exigen que se pongan en práctica la justicia, no solo la legal, sino la distributiva”

“La primera preocupación debe ser la persona misma, aquellos que carecen de alimento diario y luchan sólo por la supervivencia”

“Juan Pablo II, en la inauguración de la primera conferencia, puso en guardia a la comunidad internacional ante el riesgo de que la paradoja de la abundancia y el derroche está ante nuestros ojos”

“Esta paradoja sigue siendo actual”

“El segundo reto es la falta de solidaridad. Una palabra que tenemos la sospecha de que inconscientemente la queremos sacar del diccionario”

“Creciente individualismo y división”

“Cuando falta la solidaridad en un país se resiente todo el mundo”

“A los Estados se les pide que se ayuden unos a otros”

“La ley natural es una fuente inagotable de inspiración: amor, justicia, paz, elementos inseparables entre sí”

“Así, el objetivo de nutrir a la familia humana se hace factible”

“Las Iglesia trata de ofrecer también en este campo su propia contribución: atención constante a la vida de los pobres y necesitados en todas las partes del planeta”

“Derecho a una existencia digna”

“Compartir la riqueza económica del mundo”

“Ninguna forma de presión política o económica puede ser aceptable”

“Pienso en nuestra hermana y madre tierra. ¿Somos libres de presiones políticas y económicas para cuidarla, para evitar que se autodestruya?”

“Cuidar el planeta”.

“Recuerdo la frase de un anciano: Dios siempre perdona; los hombres, a veces; la tierra no perdona nunca”

“Cuidar la hermana tierra, la madre tierra”

“Pido al Todopoderoso que bendiga a todos”

 Texto íntegro del discurso:

http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2014/11/20/papa-en-la-fao-el-hambriento-nos-pide-dignidad-no-limosna-iglesia-religion-dios-jesus-papa-fao.shtml

 

Artículos relacionados:

email