El hijo de Dios se humanó para hacernos hijos de Dios (Jn 1,1-18)

Nadie te ha visto nunca

nuestros ojos son inhábiles, no pueden penetrar en ti

aunque estés presente no podemos detectarte

no somos nadie ante ti

cualquier pretensión nuestra respecto de ti

se queda corta, se vuelve vacía

tú nos rebasas infinitamente

Tú existías sin nosotros, eternamente

No nos necesitas en absoluto

Pero nos amaste y nos creaste

No nos creaste de ti sino de la nada

pero nos creaste por amor

y por eso nos creaste con sentido

En nuestra creación estuvieron presentes

tu Espíritu y tu Palabra

No somos hijos del azar y la necesidad

sino de ti

y a ti no te podemos entender como un poder caprichoso

sino como el poder del amor

un poder lleno de claridad y sentido

Si somos de ti de esta manera

somos preciosos, valiosos, verdaderos, hermosos y buenos

Eso somos de ti

Pero como somos de la nada

propendemos a descaecer, a desmoronarnos

y para paliar ilusoriamente esta precariedad

tendemos a engreírnos, a infatuarnos

a creernos más que otros, consistentes

En cuanto pretendemos ser de nosotros mismos prescindiendo de ti

dejamos de estar en la verdad y no obramos el bien

nos devaluamos

pero como al apartarnos de la luz nos volvemos ciegos

no advertimos nuestra miseria

Para remediarnos

tú enviaste a tu Hijo al mundo como luz verdadera

como luz de vida

una luz llena de amor fiel

pero humanada

para que la pudiéramos ver y sentir y alegrarnos con ella

Tu Hijo único y eterno se hizo carne débil y mortal

pero capaz también de vernos con buenos ojos

de hablarnos con verdad al corazón palabras de vida

y de tocarnos para que sintiéramos su cercanía humana

para echarnos una mano y levantarnos, para acuerparnos

Se hizo nuestro Hermano para que recibiéndolo

llegáramos a ser en él hijos tuyos

nacidos no de la carne y sangre

sino de ti mismo

Al asumir fraternalmente nuestra naturaleza

nos hizo partícipes de su filiación

De ese modo tu Hijo nos ha dado a conocerte

nos ha introducido en la relación íntima

que él mantiene contigo eternamente

Padre de nuestro Señor Jesucristo

por él podemos llamarte con toda verdad

Padre nuestro, nuestro papá con entrañas de madre

Gracias, Padre, por tu amor

gracias por tu Hijo

por él podemos llamarnos con toda verdad tus hijos

y serlo

Te pedimos que esta realidad, que esta relación

nos vaya calando hasta el fondo

hasta definirnos

Que sea tan preciosa a nuestros ojos

que seamos capaces de pagar cualquier precio

para mantenernos como verdaderos hijos tuyos en tu Hijo Jesús

que prefiramos morir antes que hacer algo que contradiga esa condición

que es nuestro único tesoro

la gracia divina que tú nos has regalado

Padre, así como antes de que viniera Jesús no podíamos conocerte

porque nuestra luz desfallecía antes de llegar a ti

ahora tampoco te conocemos

por exceso de luz

por exceso de ser

por el amor excesivo

que has derramado en nuestros corazones

y que nuestros corazones no pueden contener

Estamos, Padre, inundados de ti

de tu presencia infinita

de tu Hijo y de tu Espíritu

estamos henchidos de ti

desbordados de tu presencia actuante

En esto consiste el amor

no que te hayamos amado a ti primero

sino que tú, viéndonos perdidos y en las tinieblas

no nos abandonaste a nuestro corazón endurecido

sino que nos entregaste a tu Hijo

para que compartiera nuestra suerte como uno de nosotros

No nos echaste una mano desde arriba

sino que bajaste hasta nosotros para salvarnos desde dentro

para que la salvación que es toda tuya

saliera también del seno de la misma humanidad perdida

Con tu Hijo apareció en el mundo el Amor con mayúsculas

el amor gratuito e incondicional

tu gracia salvadora

Padre materno, papá nuestro verdadero

no sabemos ni decirte gracias

tanto amor nos abruma

Nuestro mayor agradecimiento consiste

en no desconfiar nunca de tu amor

en contar siempre con él

en dejar que nos ames

en aceptar a tu Hijo

y en vivir como hijos tuyos

con la fuerza de tu Espíritu

Es lo que te pedimos con toda el alma y humildemente

por Jesucristo nuestro Señor

Artículos relacionados:

email